Actualidad

Los problemas de vivienda de Barcelona se extienden al área metropolitana

Con un sueldo de 2.000 euros apenas se puede comprar un piso en Sant Andreu y en 12 de los 33 municipios metropolitanos

Con un sueldo de 2.000 euros apenas se puede comprar un piso en Sant Andreu y en 12 de los 33 municipios metropolitanos

Publicidad

Los problemas para acceder a una vivienda en Barcelona son una constante desde hace años para los vecinos de la ciudad. Esta situación, sin embargo, lejos de tratarse de un problema exclusivo de la capital catalana se está reproduciendo por toda el área metropolitana. Tal y como subraya el último informe del Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona, con datos de 2018, vivir de alquiler ya no es una opción residencial para hogares que prioricen la opción de no comprar sino que “se está convirtiendo en la única opción de acceso”.

Durante el 2018 el precio medio de compraventa, tanto de obra nueva como de segunda mano, ha seguido aumentando hasta encadenar cuatro años consecutivos. También en el mercado del alquiler son importantes las subidas de precios, de un 6% medio en el último año y un acumulado desde el punto más bajo (2013) del 33,8%.

Así las cosas, un hogar con ingresos de 2,5 salario mínimo interprofesional (SMI), que equivale a unos 2.146 euros netos al mes, debería destinar el 42, 9% de las remuneraciones a pagar la cuota anual de la hipoteca de precio medio de segunda mano en el área metropolitana de Barcelona (valorado en 261.260 euros). Y eso si previamente dispusiera de unos ahorros de 83.603 euros correspondientes a la entrada, impuestos y tasas. De hecho, el umbral de ingresos para acceder a esta tipología de vivienda también se aleja de los hogares que ingresan 3,5 del SMI (3.005 euros netos al mes). Estos hogares deberían destinar un 30, 7% para pagar la cuota hipotecaria. Es decir, en el caso de los 2.146 euros, si estuvieran dispuestas a cambiar de lugar de residencia, tan sólo podrían ir a 12 de los 33 municipios metropolitanos y, si se quisieran quedar en Barcelona, ​​sólo podrían optar en el distrito de Sant Andreu.

En el caso del alquiler, debería destinar un 41, 2% de sus ingresos y le quedarían sólo 1.262 euros para hacer frente al resto de gastos. Si quisiera destinar menos del 30% de los ingresos, que es el umbral que se considera óptimo para poder hacer frente al resto de gastos, sólo podría encontrar un piso de alquiler en cinco de los 36 municipios del área metropolitana y no podría vivir en ninguno de los distritos barceloneses.

Publicidad