Actualidad

Los radicales de la ANC y los CDR queman fotos del Rey

El fuerte dispositivo policial minimiza el boicot al Rey

El fuerte dispositivo policial minimiza el boicot al Rey

Publicidad

La visita de los Reyes Felipe VI y Letizia a Barcelona estuvo rodeada de un despliegue policial sin precedentes en la ciudad, superior incluso al del Consejo de Ministros de finales de 2018. El motivo fue que Sus Majestades presidieron la entrega de los Premios de la Fundación Princesa de Girona, que por primera vez tuvo lugar en la capital catalana. El fuerte dispositivo policial permitió que los galardones se desarrolllaran con relativa tranquilidad, pese a la quema de fotos del Rey y algunas agresiones aisladas.

Barcelona lleva tres semanas casi ininterrumpidas de protestas, debido a la sentencia por el juicio del «procés». En los primeros días, sobre todo, hubo disturbios muy violentos, por parte de los CDR.

Debido a estos disturbios, agentes antidisturbios de la Policía Nacional y la Guardia Civil reforzaron a los de los Mossos d’Esquadra.

A primera hora de la tarde la Policía Nacional y los Mossos cortaron la avenida Diagonal, la principal arteria de la ciudad, en la que está el sitio de la entrega de los premios, el Palacio de Congresos, que quedó totalmente blindado. Miles de manifestantes, de los CDR y de todo tipo, se concentraron ante el cordón de seguridad de los Mossos, aunque no hubo graves altercados, al cierre de esta edición.

Publicidad

Parte de los manifestantes se concentró frente al Club de Polo de Barcelona, muy cercano al Palacio de Congresos, y algunos de ellos quemaron fotos del Rey. Este lugar quedó bloqueado en parte, ya que se trataba de un lugar de partida algunos de los invitados. Se recomendó no asistir al club por la tarde.

Más tarde, se creó una hoguera frente al evento, en la que también ardieron imágenes del Monarca. Estaban radicales de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de lo que se conoce como Picnic per la República. Se sumaron miembros de Arran, la rama juvenil de la CUP, y también se quemaron banderas españolas bajo las consignas «Fuera el Borbón» y «Que queme el Borbón».

Publicidad

El margen de seguridad policial fue amplísimo, aunque ello no evitó que miles de manifestantes se agolparan frente al dispositivo policial, con momentos de tensión, y poco a poco apareció material incendiario, el mismo que se ha visto en las últimas semanas en Barcelona. Los radicales lanzaron objetos contra el cordón policial, como huevos y papel de water, pese a los avisos por megafonía de los Mossos. Entre los asistentes había políticos, como la número dos de la lista de JxCat para las elecciones del 10-N, Miriam Nogueras, y Roger Espanyol, del mismo partido, un joven que perdió un ojo por un disparo de pelotas de goma. Por parte de ERC, estaban la número dos para los mismos comicios, Carolina Telechea, y Joan Josep Nuet. Además, se increpó e incluso escupió al líder municipal del PP, Josep Bou.

Decenas de manifestantes han quemado fotos del Rey en una protesta en las inmediaciones del Palacio de Congresos de Barcelona, siguiendo una convocatoria de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de Pícnic per la República para protestar por la presencia del monarca en la capital catalana.