Los trabajadores de Panrico harán huelga indefinida contra el ERE

Exigen cobrar su sueldo, ahora suspendido, y que la dirección se siente a negociar. Falta que aprueba el paro el centro de Zaragoza

Exigen cobrar su sueldo, ahora suspendido, y que la dirección se siente a negociar. Falta que aprueba el paro el centro de Zaragoza

Huelga indefinida. Así lo decidieron ayer los trabajadores de Panrico a la espera de que la asamblea del centro de Zaragoza se reúna la próxima semana contra las medidas anunciadas por la dirección el pasado martes por la noche. Consideran que el plan de viabilidad propuesto por la compañía es inviable y exigen, por lo pronto, que ésta se siente a negociar y que les pague el sueldo de septiembre, retenido desde el pasado 18 de septiembre.

Atenazada por los números rojos que ascienden a 700 millones de euros de pérdidas, Panrico diseñó una hoja de ruta para salir del agujero. Los empleados esperaban que tarde o temprano eso ocurriera y estaban, según los sindicatos, dispuestos a arrimar el hombro, pero lo que se encontraron encima de la mesa superó con creces sus peores presagios. Para subsistir, la empresa considera necesario despedir de aquí a 2015 a 1.914 trabajadores de una plantilla de 4.000 y rebajar el sueldo entre un 35 y un 45 por ciento al resto. Al ver estas cifras, los representantes de los trabajadores se levantaron de la mesa y plantaron a la dirección. Para ellos, la salida planteada por la compañía, propiedad del fondo Oaktree, es inviable.

La asamblea de trabajadores de la planta situada en Santa Perpètua de la Mogoda decidió ayer convocar una huelga indefinida a partir del próximo 7 de octubre hasta que la empresa no se siente a negociar y les restablezca la nómina suspendida. Los empleados de los centros de Valladolid y Paracuellos se sumaron a la medida, así como los de la planta de Puente Genil. Ahora, resta por saber si los trabajadores de Zaragoza se suman a la medida contra el ERE y los recortes.

Los despidos afectan a todas las categorías. La compañía los desglosó en 756 trabajadores en fábrica, 483 técnicos en venta, 600 autónomos y 75 altos cargos. La planta barcelonesa emplea a 190 personas, y a otro centenar en las oficinas de Esplugues. De rebajarse el sueldo a los trabajadores, muchos no superarían los mil euros, ya que, según los sindicatos, la plantilla tiene un salario medio de 1.200 euros.