FC Barcelona

Los vecinos aprueban la reforma del Camp Nou

El barrio rechazaba el traslado del emblemático estadio a una nueva ubicación y considera que las obras son positivas para los residentes

La Razón
La RazónLa Razón

La remodelación del Camp Nou anunciada por el ya ex presidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell, la pasada semana, está pendiente de ser aprobada por sus socios el próximo mes de abril, aunque el proyecto ya cuenta con el visto bueno de la totalidad de la junta directiva azulgrana y, especialmente, de los vecinos, quienes han vivido con preocupación e incertidumbre las especulaciones que en los últimos años se han llevado a cabo acerca del futuro del estadio y sus instalaciones colindantes.

Para los residentes y comerciante de los alrededores del Camp Nou, la cercanía de esta instalación provoca algunas incomodidades en los días de partido, pero por contrapartida, supone un atractivo para visitantes y turistas, que al final repercute positivamente en la economía de los comercios y locales de restauración. «Les Corts ha tenido siempre al Barça y éste ha sido y es una entidad para el barrio y reporta importantes beneficios a los comercios de la zona gracias a la afluencia de turistas y aficionados», señala Joan Puente, presidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes El Racó de Les Corts.

Pero al margen de esa vinculación histórica y económica entre el club y el barrio, los vecinos temían que el los terrenos donde actualmente se ubica el estadio se pudiera llevar a cabo una recalificación que desembocara en la construcción de nuevos y múltiples pisos, como en su día ya propuso el anterior presidente azulgrana, Joan Laporta, con los terrenos del Mini Estadi y que provocó que muchos de ellos salieran a la calle para mostrar su oposición a esta iniciativa.

Contra el traslado

Como destaca Joan Puente «a los vecinos no les gusta la idea de trasladar el Camp Nou a otra ubicación», una de las opciones que contempló la directiva de Rosell antes de decantarse por la remodelación de estadio por el elevado coste de la operación. «Si hubiera sido así, se hubiera utilizado el terreno para construir pisos, con lo que hubiera aumentado la población de Les Corts, un barrio que ya de por sí se caracteriza por la falta de equipamientos», explica Puente, con quien comparte opinión Carlos Scoles, tesorero de la Asociación de Vecinos Camp Nou.

«Si el Barça se iba, hubiera empezado la especulación urbanística y eso no hubiera sido bueno para el barrio», señala Scoles al respecto.

Es evidente que para los vecinos el traslado del estadio del Barça hubiera sido la peor de las decisiones por las consecuencias que ello hubiera acarreado para el barrio, pero además a muchos les satisface el proyecto que ha presentado el club. Y es que según hizo público en rueda de prensa el presidente Rosell, la remodelación del Camp Nou supondrá la construcción de un estadio prácticamente nuevo aprovechando las actuales estructuras y el proyecto incluirá también otras acciones paralelas como la edificación de un nuevo Palau Blaugrana, el traslado del Mini Estadi a la Ciudad Deportiva Joan Gamper y el denominado Espai Barça.

La nueva remodelación urbana pretende potenciar la «integración del FCB al barrio» y plantea «mejoras en funcionalidad, accesibilidad, sostenibilidad, modernidad y calidad. El urbanismo y la arquitectura al servicio de las personas, el barrio y la ciudad», según pregona el club en el documento titulado «Proyecto Patrimonial el Camp Nou» y en el que se recogen todas las propuestas relativas al plan de remodelación del estadio.

Ilusión vecinal

En este sentido, especial ilusión crea entre los vecinos el denominado Espai Barça, el cual a la espera de un acuerdo municipal en el que se concreten las especificaciones, prevé abrir un gran espacio urbano para el uso público, edificios de usos complementarios e integrados en el barrio.

Inicialmente, el proyecto del Espai Barça contemplaba la creación de una nuevo Palau, la construcción de un hotel, unas instalaciones deportivas y un auditorio, así como la creación de un espacio destinado a las peñas y un centro deportivo, todo ello en el entorno del Camp Nou. Actualmente, parece que el club ha rebajado sus pretensiones, aunque no se conocerá de forma firme y concreta las especificaciones del proyecto hasta que se alcance un acuerdo municipal al respecto.

A día de hoy, el club aún no se ha reunido de forma oficial con los vecinos de Las Corts para presentarles el proyecto y valorar su opinión, pero está claro que el barrio vive con optimismo e ilusión la remodelación del Camp Nou.