Mas-Colell también duda de que en 18 meses se declare la independencia

La órbita convergente dice ahora que no hay que obsesionarse con los plazos de la hoja de ruta

El ex conseller Andreu Mas-Colell  avisa de que la tendencia a poner plazos crea tensiones innecesarias
El ex conseller Andreu Mas-Colell avisa de que la tendencia a poner plazos crea tensiones innecesarias

Carles Puigdemont, Artur Mas, Josep Rull... Cada vez son más la voces dentro de la órbita convergente que cuestionan el plazo de 18 meses, desde que arrancó la legislatura, que la hoja de ruta de Junts pel Sí contempla para proclamar la independencia. El primero en poner en duda este plazo fue el mismo Puigdemont. En la primera entrevista que ofreció, tras prometer el cargo como president del Govern, además de constatar que existe una mayoría para «iniciar» el proceso soberanista pero no para una declaración de independencia, admitió que «si para hacer las cosas bien hechas llegamos al mes 18 y nos falta un trozo aún para hacerlo bien, no interrumpiré esta etapa».

Las palabras de Puigdemont despertaron suspicacias en la CUP y entre los socios de ERC. Pero dos meses después de estas declaraciones, más voces defienden la tesis del president de la Generalitat. La última, la del Andreu Mas-Colell. El ex conseller de Economía, liberado de cargos de responsabilidad pública, aconsejó al soberanismo que no se obsesione con la «cuenta atrás» de los 18 meses que establece la hoja de ruta que acordaron Junts pel Sí y la CUP. Cabe puntualizar que estos 18 meses, ahora que han pasado dos meses desde que arrancó la XI legislatura, serían 16.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Mas-Colell llamó al gobierno de Puigdemont que centre sus energías en procurar que el proceso soberanista avance en la dirección correcta. El president ya avisó en su discurso de investidura su Govern dará los pasos «con seguridad jurídica y con toda la legalidad posible»

Mas-Colell advirtió de que «la tendencia a establecer plazos ha creado tensiones innecesarias» y auguró que volverá a pasar, a no ser que el Govern se deshaga de la cuenta atrás de los 18 meses.

La portavoz del Govern, Neus Munté, compartió con Mas-Colell que «estos 18 meses de plazo en ningún momento se pueden convertir en un elemento que nos ate de pies y manos». Entre las dudas con el calendario y que cada vez se habla más de referéndum que de independencia, se planteó al Govern si está rebobinando a la pantalla de la consulta soberanista. Pero la portavoz del ejecutivo catalán trató de explicar que el referéndum nunca se ha rechazado, se contempla como una alternativa mientras se avanza en la hoja de ruta hacia la independencia.

La comisión comienza con polémica

La mesa de la comisión de estudio del Proceso Constituyente aprobó ayer una lista de doce nombres pactados previamente entre Junts pel Só, CUP, y SíQueEsPot, llamados a comparecer a partir del 5 de abril para comenzar con su plan de trabajo. En la comisión, los grupos que propusieron a los comparecientes –en su mayoría del ámbito académico–, consideraron que es «la mejor manera» de comenzar los trabajos: «escuchar a personas que conocen en profundidad el concepto de proceso constituyente». El presidente de la comisión, Lluís Llach, dio comienzo a la sesión explicando el acuerdo alcanzado entre los tres grupos. El diputado del PP Santi Rodríguez solicitó si se podía proceder a un debate y a una votación, más que nada porque manifestó que se había enterado en ese momento de la propuesta que se sometía a votación. El letrado de la comisión recordó que el reglamento contempla un plazo de 48 horas para que los grupos estudien las propuestas pero que la propia mesa puede «exonerar el cumplimiento de ese plazo», algo que, de forma inmediata, solicitó la portavoz de JxSí, Marta Rovira, y que Llach, en nombre de la mesa –con Gabriela Serra (CUP) y Albano Dante Fachín (SíQueEsPot)– aceptó. El diputado popular pidió un receso para estudiar la lista con su grupo, que tampoco le concedieron, por lo que anunció que elevará una queja pidiendo amparo a la presidenta de la Mesa del Parlament, Carme Foradell, porque considera que «no son formas, por dignidad». Rodríguez consideró que se les está excluyendo de la comisión, algo que Rovira dijo que «no es cierto», y aclaró que no se contó con ellos porque los populares manifestaron estar en contra de la comisión. Entre otros, de los nombres que se solicitaron en este inicio de los trabajos –no se descartan pedir más comparecencias– destaca el ex candidato a secretario general del PSOE, José Antonio Pérez Tapias, o el fundador de C’s Francesc de Carreras.