Otro asalto en un centro de menores migrantes en El Masnou deja cuatro heridos

La Generalitat culpa a la extrema derecha del ataque y avanza que se personará más allá del delito de odio y discriminación

Dos grupos, uno en contra de la presencia de migrantes en El Maresmes y otro contra actitudes xenófobas, ante el centro de acogida que sufrió el ataque
Dos grupos, uno en contra de la presencia de migrantes en El Maresmes y otro contra actitudes xenófobas, ante el centro de acogida que sufrió el ataque

La Generalitat culpa a la extrema derecha del ataque y avanza que se personará más allá del delito de odio y discriminación

Son una minoría, porque el año pasado llegaron a Cataluña 3.508 menores extranjeros no acompañados (menas). Pero los cuatro que escapan del control de la Dirección General de la Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) y delinquen están causando una gran inquietud. Sus delitos despiertan actitudes racistas que ponen en peligro la convivencia, como ocurrió el miércoles en el municipio de El Masnou (Barcelona). Por tercera vez en lo que va de año, un grupo de personas irrumpió en un centro que alberga a menores migrantes con la intención de agredir violentamente a los muchachos. La excusa del ataque fue apoyar a la víctima de un intento de abuso sexual por parte de un mena. La noche del sábado pasado, durante la Fiesta Mayor de Sant Pere, los Mossos detuvieron a un menor tutelado, acusado de tocamientos y de intentar violar a una chica en una calle de El Masnou. Los acompañantes del joven le recriminaron su actitud y se lo llevaron antes de que cometiera la agresión. Pero se corrió la voz de que estos chicos estarían albergados en el Xanascat, un equipamiento de primera acogida de la localidad de El Masnou. Y “un grupo organizado”, según está investigando la Generalitat, se presentó en el centro y agredió a varios jóvenes. Cuatro, tres de los cuales menores, fueron trasladados al hospital Germans Tries i Pujol (Can Ruti). Ninguno presentaba heridad de gravedad.

Vecinos enfrentados

El intento de agresión sexual desencadenó un alud de protestas cruzadas en el municipio. Es la segunda agresión sexual en menos de un mes. El 28 de junio, otros dos menores tutelados, en este caso en Canet de Mar, también en el litoral de Barcelona, fueron acusados de una agresión sexual de madrugada a una joven, mayor de edad.

Tras estos dos episodios, un grupo de vecinos alzó la voz contra la presencia de menores migrantes en la población. Y otro, organizado en torno a la Asociación Acogida Popular El Masnou, reaccionó rechazando actitudes xenófobas. Este último convocó el miércoles a las siete de la tarde una manifestación en apoyo a la víctimas de la presunta agresión sexual y contra actitudes racistas. Pero a la misma hora y en el mismo lugar se encontró con otro grupo que protestaba contra los menas, a quienes insultaban con consignas xenófobas. Los Mossos d’Esquadra tuvieron que intervenir porque ambos grupos se enfrentaron. Ante las actitudes agresivas de este segundo grupo, la Red de Acogida Popular del Masnou desconvocó la concentración e hizo un llamamiento vía Twitter para ir a proteger al albergue a los 50 menores migrantes que están bajo la tutela de la DGAIA.

Resulta que el “grupo organizado” se dirigió al centro de menores, irrumpió con violencia y atacó a diversos niños. Ambos grupos se encontraron con los Mossos d’Esquadra fuera del centro. Durante los enfrentamientos una persona fue detenida acusada de atentado a agente de la autoridad. El detenido fue puesto en libertad esta madrugada.

La cooperativa que gestiona el albergue defiende que los chavales que hay en el centro son chicos vulnerables.

Los motivos para emigrar que tiene cada chico son múltiple. Pero sí que un 80% de los menas es de origen marroquí. La situación política, económica y la reinstauración de servicio militar obligatorio empujan a muchos a cruzar el estrecho. Hay mafias que facilitan el viaje y por el boca-oreja les llega donde tienen más posibilidades de emprender un camino digno. En 2016, llegaron a Cataluña 500 menas, este años se espera que lo hagan cerca de 6.000.

El militante de VOX

Según avanza “Nació Digital”, uno de los hombres que durante el ataque el miércoles gritaba consignas racistas es militante de VOX. Se ha identificado en los vídeos como Jordi de la Fuente.

El alcalde de El Masnou, Jaume Oliveras, tras defender la actuación de los Mossos d’Esquadra en su municipio, ha pedido en una entrevista en el matinal de RAC1, la emisora líder en Cataluña, que se actúe con contundencia contra la extrema derecha. Oliveras denuncia que había gente del municipio que trajo a gente de otros lugares vinculadas a la extrema derecha. Los Mossos d’Esquadra investigan los hechos.

El de El Masnou no es el único incidente. Los municipios de Rubí y de Castelldefels también han vivido protestas contra los menas e incidentes. Un centro de menores de Castelldefels fue atacado.

Asimismo, ayer, un vigilante fue apuñalado en el centro de Barcelona al interceptar a un grupo de menas que habían intentado robar a unos turistas. El vigilante resultó herido con un cuchillo en la clavícula y necesitó cinco puntos de sutura. El chico que lo agredió, un menos de 17 años, fue reducido y detenido por los Mossos d’Esquadra, el resto de chavales huyó.

Crece la inquietud en la Generalitat que ha denunciado el ataque al albergue de El Masnou. El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Chakir El Homrani, se ha reunido esta mañana con el alcalde de El Masnou para condenar el ataque contra los menores que están bajo su tutela. Condenó “unos hechos muy graves, que traspasan una línea roja porque se ha atacado un centro de la Generalitat que atiende a personas vulnerables”.

El Homrani avanzó que la Generalitat actuará con la máxima contudencia. Más allá de personarse por el delito de odio i discriminación, lo hará por lesiones, amenazas, coacciones, por desorden público, y por incitación a la comisión de desórdenes públicos. A la espera de tener el resultado de las investigaciones que están haciendo los Mossos d’Esquadras, El Homrani y el alcalde de El Masnou culpan a la extrema derecha del ataque. El Ayuntamiento de El Masnou también se personará contra los atacantes.

El conseller condenó las agresiones sexuales cometidas por menas el fin de semana pero puntualizó que una minoría estigmatice a todo un colectivo. En los primeros meses del 2019, Cataluña ha registrado 580 denuncias por violencia sexual. Los agresores tienen múltiples perfiles. “La violencia machista no tiene origen, raza ni clase social”, constató El Homrani.