PP y PSC ven a Puigdemont dimitido

Iceta y Albiol critican la actitud del líder del Govern al «delegar la representación de los intereses catalanes en las Islas Baleares»

Iceta y Albiol critican la actitud del líder del Govern al «delegar la representación de los intereses catalanes en las Islas Baleares».

La ausencia del titular de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la Conferencia de Presidentes autonómicos del martes ha dejado una extensa estela. No solo por la discrepancia unánime de la oposición y el escaso reconocimiento que ha tenidoel gesto por parte de la CUP, sino también por los contraproducentes resultados que puede deparar la decisión para Cataluña, ya que se abordaron cuestiones de gran calado como la reforma del sistema de financiación autonómica.

Así, PP y PSC se encargaron ayer de atizar la actitud del Govern, y ahondaron en la forma y en el fondo de la «dimisión y abdicación» de Puigdemont. Los populares se mostraron contundentes y consideraron la conducta del gobierno catalán de «esperpéntica» por no acudir y «delegar la representación de los intereses de los catalanes en las Islas Baleares», tal y como apuntó el martes la portavoz, Neus Munté. El coordinador del partido, Xavier García Albiol, acusó a Puigdemont de actitud «infantil» y pidió que se siente «a la mesa a negociar» porque «todavía está a tiempo» para llegar a acuerdos. De lo contrario, demostrarían que «van al revés de todas las inercias» porque todo el mundo está dispuesto a sentarse.

«¿Se imaginan que Rajoy no va a las cumbres europeas y se entera de lo que ocurre porque le informa el representante de Bélgica?», ironizó Rafael Hernando, que encabezó una comitiva del grupo parlamentario del PP en el Congreso en una reunión de trabajo con los del Parlament. Entre los populares presentes en el encuentro estuvieron algunos dirigentes como Celia Villalobos y Carlos Floriano, el delegado del Gobierno, Enric Millo, o el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón.

Hernando ratificó la predisposición de su partido al diálogo, pero advirtió que «no puede ser» que como condición «tengamos que tragar con la destrucción de España». En ese caso, el popular puso de relieve el plan que viene desplegando su formación de circunscribir todo el diálogo al Govern, y extenderlo al resto de la sociedad. Asimismo, el portavoz del PP en el Congreso lamentó la deriva del PDECAT –antigua Convergència– en la cámara baja. Sostuvo que ha visto «instrascendentes» a los neoconvergentes al votar todos los días con Podemos y Bildu.

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, valoró positivamente el foro autonómico y reprochó al gobierno catalán que «externalizara gratuitamente» la defensa de los intereses catalanes en terceros –en alusión a la Islas Baleares–.

El socialista catalán hizo un llamamiento a «deshacer el engaño» independentista en este semestre. «Queremos decir la verdad, no habrá acuerdos bilaterales que rompan acuerdos tomados previamente de forma multilateral» aseveró Iceta, en clara alusión al tipo de relaciones que pretende mantener la Generalitat con el Estado y recordando el Informe Junqueras que recoge la dependencia de Cataluña con el FLA hasta 2026. «De ahí nuestro interés porque estuviera Puigdemont», precisó, y aseguró que «es perfectamente compatible defender la independencia y defender los intereses de los catalanes». Iceta también puso en valor el nuevo reglamento surgido para que se celebre anualmente.