Preocupación por el aumento de los accidentes de tráfico en Barcelona ciudad

La Guardia Urbana intensificará los controles de alcoholemia y drogas

La mitad de los fallecidos el año pasado en accidentes de tráfico en Barcelona eran conductores de motocicletas
La mitad de los fallecidos el año pasado en accidentes de tráfico en Barcelona eran conductores de motocicletas

Balance agridulce de la siniestralidad en 2012 en la capital catalana. Por una parte, los fallecidos en accidente de tráfico pasaron de 31 a 30, pero los choques aumentaron un 4,8 por ciento, y los heridos, un 7,3 por ciento, siempre respecto al año anterior.

Tanto el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Joaquim Forn, el jefe de la Guardia Urbana, Evelio Vázquez, y el el responsable de la Unidad de Accidentes de esta Policía Loca, Manuel Haro, mostraron ayer su preocupación por la siniestralidad de los motoristas. El año pasado fallecieron quince conductores de motocicletas, la mitad del total de muertos en Barcelona en accidentes de tráfico.

Asignatura pendiente

Supone un incremento de tres conductores de motocicletas fallecidos en 2012 respecto al año anterior. Se trata de la auténtica asignatura pendiente del tráfico en Barcelona, y así lo reconocieron los máximos responsables de la Guardia Urbana.

La mitad de los motoristas fallecidos el año pasado se hallaron bajo la influencia del alcohol y/o las drogas. Vázquez avisó que a partir de este año la Guardia Urbana incrementará los controles sobre el consumo de todo tipo de estupefacientes. En 2012 ya se incrementaron las pruebas en según qué momentos, con el resultado de un 83 por ciento de positivos en los drogotest. «No es que todos los motoristas vayan drogados, es que hicimos las pruebas en los lugares que creímos adecuados», aclararon.

Según detalló Haro, en 2012 se practicaron un total de 572 atestados a motoristas que presentaban evidentes síntomas de conducir bebidos. «Les salvamos la vida», añadió.

Los accidentes de tráfico crecieron en 2012 un 4,8 por ciento, y en total fueron 9.225, mientras que el número de heridos causados por los mismos se incrementó un 7,39 por ciento, al registrarse un total de 10.985 personas heridas. No obstante, la cifra de fallecidos por accidentes de tráfico en Barcelona en 2012 fue la más baja de las últimas dos décadas, según el Consistorio.

Forn admitió que, pese a que es el mejor balance de los últimos 20 años, «estas cifras no se pueden aceptar». El teniente de alcalde avanzó que «acentuaremos la protección para los más débiles, los peatones». Fallecieron doce de ellos el año pasado.