Sánchez-Camacho y Rajoy activan la revisión de la financiación catalana

El PP catalán pide al Gobierno que tome la iniciativa para frenar el soberanismo

Alicia Sánchez-Camacho y Alfonso Fernández Mañueco en el  Comité Ejecutivo Nacional del PP
Alicia Sánchez-Camacho y Alfonso Fernández Mañueco en el Comité Ejecutivo Nacional del PP

El PP catalán considera que, ante la ofensiva independentista, no pueden quedarse de brazos cruzados y ha puesto en marcha su propio plan para intentar encauzar el debate. Alicia Sánchez-Camacho aprovechó ayer la reunión del Consejo Ejecutivo Nacional del partido para mantener un aparte con el presidente del Gobierno y pedirle a Mariano Rajoy que tome las riendas para una nueva financiación catalana, una medida con la que quiere desactivar el desafío que la Generalitat ha puesto en marcha con el apoyo de ERC y que mañana tendrá una primera parada en el Parlament en forma de declaración de soberanía.

Sánchez-Camacho también se reunió con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro Cristóbal Montoro porque la financiación autonómica, junto con las medidas para superar la crisis, son los dos puntos que el PP considera clave para reconducir la situación.

«Es importante actuar y actuar desde Cataluña. Frente a los que están actuando con desafíos inconstitucionales e ilegales, el Gobierno debe dar una respuesta desde la legalidad, que consiste en que lidere la revisión del modelo de financiación y lo haga de acuerdo a las comunidades autónomas y escuchando a todas», aseguró.

La apuesta por la carta de la financiación no es arbitraria, ya que el modelo debe someterse a revisión en los próximos meses y culminar su reforma en 2014. El PP confía en que una financiación que diferencie a Cataluña pueda desactivar el fenómeno independentista y así lo defiende desde hace muchos meses.

En el congreso del partido de la pasada primavera ya incluía las líneas maestras del modelo por el que apuesta. Entonces era la alternativa al pacto fiscal que Mas ya ha olvidado en favor de la autodeterminación, y ahora sigue siendo válido para responder a las demandas catalanas que, la pasada semana por boca del presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, pedían al president reconducir el debate hacia una nueva financiación.

Sánchez-Camacho ha trasladado al Ejecutivo su apuesta para que Cataluña, dentro de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca), tenga una financiación «singular». La revisión, en consenso con todas las autonomías, debe aprovecharse también para modernizar las administraciones, entiende el PP catalán.

Medidas en el Parlament

La estrategia de la financiación también tiene su traducción en la política catalana. El pasado día 15, el PP registró en el Parlament una resolución que resume las líneas maestras del modelo, que se resumen en los siguientes pntos: incremento de impuestos cedidos y de la participación en la cesta de los impuestos estatales; colaboración entre la Agencia Tributaria estatal y la catalana gestionar los impuestos propios, cedidos y transferidos; respetar el principio de ordinalidad; y garantizar el principio de solidaridad.