Cataluña

Sánchez regresa a Madrid sin ver a Torra tras recetar “moderación” a los policías para afrontar la crisis en Cataluña

El presidente del Gobierno en funciones sufre dos escraches en la entrada de los hospitales donde visita a los policías heridos.. Regresa sin pasar por la delegación del Gobierno donde había organizada una sentada

El presidente del Gobierno en funciones sufre dos escraches en la entrada de los hospitales donde visita a los policías heridos.

Publicidad

Regresa a Madrid sin verse con Torra y sin pasar por la delegación del Gobierno donde había organizada una sentada

Por sorpresa, una semana después de publicarse la sentencia del Tribunal Supremo que condena a los doce líderes del “procés” a penas de entre 9 y 13 años de prisión, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha viajado a Barcelona. Tras siete días de disturbios, que han dejado cerca de 600 heridos, 288 agentes de policía y más de un centenar de detenidos, lo primero que ha hecho Sánchez ha sido reunirse con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y los mandos policiales, en la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en la Via Laietana, escenario de uno de los enfrentamientos más violentos entre policías y radicales.

Sánchez ha llegado acompañado del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sobre las 11.00 horas, y en la entrada del edificio de la Jefatura ha sido recibido por mandos policiales. En el interior, ha trasladado a la policía que “en estos momentos es muy importante garantizar la moderación que representa a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para asegurar la convivencia”.

Tras analizar la situación con los mandos policiales, el presidente del Gobierno ha advertido de que “la crisis no ha acabado” porque creen que los grupos violentos intentarán “cronificar” los enfrentamientos. Por ello, llamó a los agentes a “persistir” y trasladó su solidaridad, apoyo y ánimo. “Para los que creemos en el ejercicio público, estoy orgulloso de poder compartir con vosotros este rato”, les ha dicho, “sois un ejemplo de profesionalidad”.

Publicidad

Escrache durante la visita a los policías heridos

Tras este breve encuentro, se ha trasladado a los hospitales donde todavía hay dos agentes ingresados. Primero se ha desplazado al Hospital Sagat Cor, donde hay un agente “menos grave”. En la entrada, ha sido abucheado. A través del canal de Telegram, “anonymous Catalonia”, los CDR habían hecho un llamamiento para organizar una protesta contra al presidente del Gobierno. Tampoco se ha librado de los abucheos en el hospital de Sant Pau, donde un centenar de independentistas, entre ellos médicos y personal del hospital, ha respondido a la llamada para bloquear la entrada.. El presidente ha tenido que entrar por la puerta de urgencias, donde ha aguantado pitos, abucheos y gritos con la frase del día: “Cógenos el teléfono”, en alusión a la “guerra” con Quim Torra. Para justificar la falta de diálogo entre los ejecutivos del Palau de la Generalitat y la Moncloa, Torra alega que Sánchez no le coge el teléfono a lo que el presidente del Gobierno responde primero condene con contundencia la violencia. En Sant Pau, Sánchez ha visitado a los familiares del otro de los policías herido. Ha sido una visita fugaz, de donde se ha ido entre gritos de “libertad presoso políticos” y “sin vergüenza”.

Publicidad

El agente antidisturbios de la Policía Nacional está muy grave. Es el herido más grave de los doce que siguen ingresados.

Quedan seis heridos en Sant Pau, tres por lesiones oculares compatibles con pelotas de goma que han dejado sin vista en un ojo a los heridos; uno leve en la Fundación Puigver; una grave en el Vall d’Hebron, dos menos graves en el Sagrat Cor, y dos graves en el Josep Trueta de Girona.

Tsunami Democratic organiza protestas

Paralelamente, Tsunami Democràtic ha hecho otro llamamiento para organizar una sentada ante la Delegación del Gobierno, donde Sánchez tenía previsto trasladarse.

Publicidad

A esta llamada, vía Telegram, el canal de comunicación de los CDR, han respondido un millar de personas. Finalmente, Sánchez se ha ido sin pasar por la delegación y sin verse con Torra.

Tensión con Torra

La visita de Sánchez a Cataluña transcurre en un clima de máxima tensión política con el president de la Generalitat, Quim Torra. Antes de dejar la Moncloa, el presidente del Gobierno en funciones respondió por carta a las dos llamadas telefónicas que no descolgó de Torra y a una misiva del presidente catalán. Sánchez insiste en que Torra debe condenar "la violencia", "apoyar alas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad"y "evitar la discordia civil". Y no le quiere coger el teléfono hasta que no hay condena contundente.

Sin noticias de Sánchez

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se había puesto esta mañana a disposición del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para mantener una reunión este mismo lunes aprovechando que viaja a Barcelona para visitar a los agentes heridos en los disturbios violentos de estos días y encontrarse con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado.

"Habiendo enviado esta carta, volveremos a ponernos en contacto con usted telefónicamente para volverle a ofrecer un diálogo sin condiciones, como no podría ser de otra forma", expone en una nueva carta en respuesta a la misiva enviada por Sánchez.

Torra recordó que le ha llamado dos veces y "no se ha querido poner", lo que considera que no es un síntoma de voluntad de diálogo.

Sánchez ha abandonado Barcelona sin hacer el gesto de reunirse con Torra. Insiste en que primero condene la violencia con contundencia.