Solidaridad entre barrios en Barcelona

El programa ofrecerá merienda a los pequeños más necesitados
El programa ofrecerá merienda a los pequeños más necesitados

Dicen que la solidaridad no conoce fronteras. Al contrario, tiende puentes. Y eso es, precisamente, lo que pretende el proyecto «Barrios solidarios» ideado y puesto en marcha por E–Cristians. Los puentes, en este caso, no recorrerán largas distancias porque la idea es que vecinos de una misma ciudad se ayuden entre sí. Que los que tienen, es decir los barrios más acomodados, ayuden a los barrios más necesitados.

La crisis ha extremado la brecha entre los distritos barceloneses. Por poner un ejemplo, y según datos del departamento de Estadística del Ayuntamiento, la renta de una familia del barrio de Pedralbes es siete veces mayor que la percibida por una en Can Peguera. Entidades sociales, asociaciones de vecinos y escuelas, entre otros, llevan años sumando esfuerzos para tratar de responder a las necesidades de una población cada vez más pobre.

Lo dicen los últimos informes. Según el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), el riesgo de pobreza afecta a casi uno de cuatro menores de 16 años y, según el Síndic de Greuges, cerca de 50.000 niños sufren malnutrición. Pero, la demanda de ayuda social es tal que estos organismos deben apelar constantemente a la colaboración ciudadana, a la solidaridad.

Ayuda y solidaridad

Con el objetivo de aportar su granito de arena y de intentar organizar este flujo de solidaridad, nace el proyecto «Barrios solidarios». «Intentamos apoyar aquello que está a medias o que necesita ayuda», explica el presidente de E–Cristians e impulsar del proyecto, Josep Miró i Ardèvol.

Así, desde la entidad se trabaja, actualmente, en dos líneas. Por un lado, en apoyar y mejorar las iniciativas sociales que ya están llevando a cabo las entidades de los barrios receptores. Por ello, han puesto en marcha el proyecto «Maria» en la Guineueta para mejorar y potenciar la distribución de alimentos y el apoyo social y aunar esfuerzos con, por ejemplo, Cáritas que ya ayuda a numerosas familias.

Y, por otro lado, E–Cristians idea nuevas líneas de actuación, sobre todo, enfocadas a impulsar el futuro de los niños y jóvenes. Aquí, se enmarcan los proyectos «Lucas» y «Alexis». Ambos se implantarán el próximo mes, el primero en la Guineueta y el segundo en diversos barrios de Terrassa. A través de «Lucas» se ofrecerán tres días a la semana actividades extra escolares, de refuerzo en el estudio y deportivas, a los niños del barrio barcelonés.

Capital humano

Además, se proporcionará a los pequeños merienda. Todo, a partir de la red social tejida por la parroquia San Mateu, situada en Via Favencia. Porque otro de los objetivos de «Barris solidaris» es, precisamente, impulsar el capital humano y social de los barrios, tanto el del donante que se implica como el del receptor que busca superar sus dificultades. Y, con «Alexis» lo que se pretende es recuperar a jóvenes «ninis» para que finalicen sus estudios o para que sigan formándose y logren sacar adelante por sí mismo un proyecto de vida. «Damos prioridad al capital humano joven porque mejorarlo es la única forma de conseguirlo –salir de la crisis–», explica Josep Miró i Ardèvol, presidente de E–Cristians.

Pero, ni «Maria», ni «Lucas», ni «Alexis» son posibles sin la ayuda de los que, precisamente, no necesitan este tipo de ayuda. ¿Cómo colaborar? La implicación puede ser tanto económica como personal, el único límite lo pone cada uno según el grado de compromiso que quiera adquirir. Así, empresas, entidades y familias de los barrios donantes, con poder adquisitivo o no tanto pero que quieran ayudar, puede involucrarse en el proyecto a través de E–Cristians. «Aún es pronto para hacer un balance, pero de momento todo está siendo muy positivo», afirma Miró i Ardèvol.