Un Sondheim íntimo en el LLiure

El teatro de Montjuïc presenta un montaje de «Marry me a little», musical del autor de «Sweeney Todd» con canciones de diferentes obras del compositor

Mone Teruel y Toni Viñals protagonizan esta historia de amor agridulce en el Teatre Lliure
Mone Teruel y Toni Viñals protagonizan esta historia de amor agridulce en el Teatre Lliure

Cuando alguien es capaz de describir a Stephen Sondheim como el Shakespeare del musical, está claro que la declaración va mucho más allá que un ruidoso y ridículo cacareo. En un mundo que inventa genios cada cinco minutos, la casualidad hace que cada década se acierte una vez. Sondheim es uno de esos casos, un acierto nunca mejor dicho, y por eso ni siquiera necesita comparaciones superlativas para dejarlo claro. ¡Shakespeare es el Sondheim de la tragedia! ¡Exacto! No importa en absoluto, lo que importan son sus obras.

La prueba A de la acusación de la grandeza del compositor son sus canciones. Son tan buenas que mezclándolas arbitrariamente se podría construir el conjunto de toda la comedia humana. El ejemplo de esto es «Marry me a little», un musical de 1980 que unía diferentes canciones de obras como «Follies!», «Saturday Night», «A little night music» o «Company», cortadas de los montajes originales, para crear la historia de amor una pareja accidental. A veces el amor está a la vuelta de la esquina, sí, pero a veces Plutón parece que esté mucho más cerca.

Dos actores, una historia de amor

El Teatre Lliure acoge una nueva adaptación del montaje con dirección de Toni Martín y dos actores/cantantes en estado de gracia como Mone Teruel y Toni Viñals. La historia es simple, dos personas que viven en el mismo edificio y que sufren el mismo síndrome de niño perdido en la gran ciudad, se encuentran y ven en el otro lo que más detestan, la angustia y soledad, así que la única forma de acabar con ello es juntarse a pesar de los pesares. ¿Puede el amor nacer de una repulsión? El amor puede nacer de cualquier cosa, por eso es amor y no un pastel de queso.

El montaje se inicia con cada uno de estos personajes en su habitación, con los mismos deseos, miedos y esperanzas que podría tener cualquiera. A partir de un diálogo basado en las canciones, se irán encontrando con un final siempre inesperado, porque si no es inesperado, no es un final, es un punto y aparte. «Si tuviéramos que comparar la obra de Sondheim y Shakespeare podríamos decir que 'Marry me a little' es un montaje compuesto por sonetos de Shakespeare que abordan temas como la soledad, el amor o la necesidad de estar con alguien», aseguró ayer Martín.

La adaptación parte de la versión original de la obra, que presenta una gran variedad de estilos y una gran complejidad por los intérpretes. Es un cajón de sastre donde parece que encuentras siempre lo que estabas buscando, ¡sin ni siquiera saber que lo buscabas! Los amantes del musical y los amantes de la vida tiene, sin duda, una cita en el Lliure de Montjuïc.

PARA NO PERDERSE

Dónde: Teatre Lliure

Pl/ Margarida Xirgu, s/n.

Cuándo: Del 27 de nov al 22 de dic.

Cuánto: 18/20 euros.