Asunción y Piles declaran a Pedraz que el Banco de Valencia hundió su negocio

La Audiencia Nacional les imputa delitos de los que ya fueron absueltos

La Razón
La RazónLa Razón

El exministro del Interior, Antonio Asunción, y el exconcejal, Társilo Piles, ambos socios en la empresa Acuigrup Mare Mar, declararon ayer ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, que les imputa los delitos de administración fraudulente y apropiación indebida.

Los dos ex políticos afirmaron ante el Tribunal que fue la nueva dirección impuesta por el Banco de Valencia tras su entrada mayoritaria en el capital de la empresa, la que hundió el negocio «por su incompetencia» y apuntaron a algunos cargos directivos del Banco de Valencia, imputados en la investigación general que dirige Pedraz, como los «enredadores» que pretenden «dilatar» el proceso principal «enredando con cuestiones que ya están juzgadas por lo Civil».

Ciertamente, tanto la Audiencia de Valencia, como antes Mercantil 3, archivaron las denuncias cruzadas entre los socios Asunción-Piles e Inversiones Valencia Capital Riesgo (Banco de Valencia). En ambas sentencias, se absuelve a los dos socios de delitos que ahora investiga Pedraz.

Durante su declaración, el ex ministro Asunción apuntó a Celestino Aznar como principal resposable de la quiebra de la empresa dedicada a la acuicultura, acusación en la que coincidió posteriormente Társilo Piles, quien fue más allá y explicó que el gestor del Frob, José Luis Iturriaga, «debía tener un acuerdo con el padre de Celestino Aznar» para salvar a este de las imputaciones.

Iturriaga, que formaba parte de la nueva directiva constituida por la mayoría de Banco de Valencia, tiene una denuncia de Antonio Asunción por violar su correo electrónico.

Ambos socios también coincidieron en que los nuevos gestores hundieron la empresa para venderla después a la principal competencia, Andrómeda, que contrató a varios de los directivos implicados en la quiebra.

Piles explicó a LA RAZÓN que el Banco de Valencia estuvo cuatro años en los consejos de administración de la empresa y «nunca votó en contra ni pidió una auditoría» pero las decisiones erróneas de la nueva directiva a la hora de afrontar el temporal previsto de octubre de 2010 hizo que se perdiera una enorme cantidad de peces que se escaparon de las jaulas. El exconcejal explicó que a partir de ese momento y para ocultar su responsabilidad, comenzaron a acusar a los anteriores gestores (Asunción y Piles) de haber hinchado la cuenta de activos intencionadamente para sobrevalorar la empresa de cara a la entrada de Banco de Valencia.