Ciencia para un tabaco menos tóxico

Los fumadores de tabaco de liar podrán añadirlo a sus pitillos
Los fumadores de tabaco de liar podrán añadirlo a sus pitillos

Científicos de la Universidad de Alicante han hallado un catalizador que permite que la nicotina y el alquitrán de cada cigarrillo pueda llegar a caer hasta más del setenta por ciento y el monóxido de carbono el treinta por ciento, mientras que otros agentes tóxicos desaparecen en su totalidad. El material que actúa de catalizador es un producto inorgánico no tóxico, de composición elemental similar a la sílice, y con un coste de elaboración asumible.

Según los científicos, ni el aroma y ni el sabor del tabaco varían, pero la persona que se fuma un paquete con el producto inhalaría sólo el equivalente a los compuestos tóxicos de cinco o seis cigarros, y el humo también sería menos perjudicial para los fumadores pasivos.

El hallazgo ya ha sido objeto de interés por parte de dos multinacionales tabaqueras, una de ellas distribuidora de cigarrillos y otra de producto de liar. Pero el equipo de investigación liderado por el catedrático de Ingeniería Química Antonio Marcilla también baraja lanzar el producto al mercado de forma independiente para que los fumadores de tabaco de liar puedan añadirlo a sus pitillos.

Marcilla lleva nueve años estudiando el tabaco junto con otros siete colaboradores, entre catedráticos, profesores titulares de la UA y técnicos de investigación.

La idea de reorientar sus investigaciones al tabaco surgió a raíz de los resultados de estudiar el efecto de los catalizadores en el humo producido en la combustión de otros materiales, como la madera y los plásticos.

En la primera fase del proyecto, en el que colabora la Generalitat valenciana, el equipo analizó el efecto de los catalizadores en el humo que produce la combustión de un tabaco de referencia que elabora la Universidad de Kentucky, en Estados Unidos.

Después aplicaron el invento a los cigarrillos que se hallan en el mercado, diez marcas comerciales de tabaco preparado y once marcas comerciales de tabaco de liar, y los valores varían en función de la marca porque los efectos de los catalizadores están condicionados por las particularidades de cada tabaco, pero los resultados se mueven siempre en rangos excelentes.

La carrera investigadora de Marcilla es dilatada, ya que para optar a las ayudas del programa Prometeo, la Comisión Nacional de Evaluación de la Actividad Investigadora debe haber evaluado positivamente al menos en tres ocasiones la aportación científica que el candidato realiza cada seis años.

Otra posibilidad para poder optar a las becas Prometeo es haber finalizado como investigador principal al menos tres proyectos de I+D del plan nacional o de programas marco de la UE. Además, los miembros del grupo de investigación deben presentar una media de dos tramos de evaluación positiva del CNEAI o haber realizado dos de los proyectos mencionados.