Detenidos tres agricultores por provocar el incendio de Carcaixent

La quema ilegal de restos de la poda de naranjos provocó el fuego de forma involuntaria

Los agentes descubrieron la existencia de un quemador de hormigón al que le faltaba el sistema antichispas
Los agentes descubrieron la existencia de un quemador de hormigón al que le faltaba el sistema antichispas

Tres agricultores fueron detenidos como presuntos autores del fuego que arrasó más de 2.200 hectáreas en Carcaixent. Según la investigación, los tres hombres, de nacionalidad española, y de edades comprendidas entre 54 y 57 años, estaban realizando labores de poda en una finca de naranjos y quemando los restos en diferentes zonas de la parcela, con medios que no se ajustaban a los establecido legalmente para este tipo de trabajos.

Durante la comprobación de los hechos, los agentes de la Benemérita encontraron quemadores en mal estado, situados a escasos metros de la masa forestal construidos con bloques de hormigón a los que les faltaban diferentes piezas así como el obligatorio sistema «antichispas».

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, señaló ayer que los implicados fueron detenidos la tarde del pasado martes y, tras ser interrogadas por la Guardia Civil, fueron puestos en libertad en calidad de investigados por un delito de incendio forestal por imprudencia grave.

Moragues destacó la eficacia de la Policía Judicial y el Seprona en el esclarecimiento de los hechos que provocaron la catástrofe y que obligó a desalojar de sus casas a cientos de personas. Cuando los Cuerpos de Seguridad pudieron entrar en la zona afectada, una vez enfriado el terreno, «se detectó el foco del incendio desde el primer momento».

Inmediatamente los agentes averiguaron que había una cuadrilla de trabajadores en la zona del origen del incendio, que estaban haciendo quemas agrícolas «irregulares, ilegales e imprudentes porque se situaban a menos de 30 metros de una zona forestal», señaló Moragues, quien anunció que todas las diligencias han sido puestas ya a disposición del juzgado de Alzira, para que inicie la investigación pertinente.

Aplicar el peso de la Ley

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, manifestó que se debe aplicar «toda la contundencia de la Ley» en los casos de imprudencias que provoquen incendios forestales. Y recordó a la ciudadanía que no se debe hacer fuego, ante ninguna circunstancia. «Quien quiera comer en el bosque que se lleve un bocadillo».

Sobre las medidas de prevención y gestión del monte que demandan desde diferentes ayuntamientos y colectivos, Oltra señaló que este año se han incrementado un 8,4 por ciento las brigadas forestales y alabó los resultados de establecer un único punto de coordinación de todos los medios implicados en las tareas de control de los incendios. También hizo referencia a las dos mesas de concertación convocadas y a la necesidad de una mayor vigilancia para la prevención.

Así mismo, exigió a las confederaciones hidrográficas que se ocupen de la limpieza de los cauces de los ríos, «han de retirar las cañas» que se acumulan debido a la sequía y que se convierten «en un peligroso combustible» que propaga el incendio.

El Consell aprobó ayer las medidas anunciadas para que los ayuntamientos realicen la valoración de los daños.