El Ayuntamiento «no es responsable» de los atropellos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

«El equipo de Gobierno no se puede hacer responsable de que una persona consuma alcohol, se haga dos rayas de cocaína y coja el coche». Así de contundente se pronunció ayer el concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia, Alberto Mendoza, después de que el edil de EU, Amadeu Sanchis, propusiera un plan de «pacificación» del tráfico.

El grupo popular rechazó su iniciativa al considerar «exagerado» hablar de pacificación y propuso en su lugar coordinar todas las acciones en materia de movilidad entre las delegaciones municipales, plan que fue rechazado en bloque por la oposición. El PSPV recordó los dos atropellos mortales que han ocurrido este mes en la ciudad y Compromís censuró que no se adopten políticas contra el tráfico privado, como reducir la velocidad o respetar los semáforos en ámbar.

En este punto, Mendoza acusó al portavoz de la coalición, Joan Ribó, a utilizar políticamente a las víctimas e insistió en que el Gobierno local poco puede hacer para evitar estas conductas irresponsables, ni «aunque se ponga un francotirador en cada semáforo».

Por otra parte, el vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, aseguró que el PP es el «primer interesado» en que «se depuren todas las responsabilidades» del caso Nóos. «Si alguien ha hecho algo ilegal cargue con sus consecuencias sea quien sea, se llame como se llame y pertenezca a la familia que pertenezca».

La oposición instó al Ayuntamiento a personarse como acusación particular en este caso y reclamó el convenio que la Fundación firmó con el Instituto Nóos para la celebración del Fórum Valencia Summit y que, según Grau, «está en los tribunales, donde lo examinarán mejor».

Además, el grupo popular rechazó la propuesta socialista de crear una Comisión para estudiar responsabilidades en el caso Emarsa. La concejala de Medio Ambiente, María Ángeles Ramón-Llin explicó que la mejor investigación es la judicial.