El Consell recauda la mitad de lo previsto en la tasa de transmisiones

En el caso del impuesto de patrimonio, se ha reconocido sólo el 20 por ciento de lo presupuestado

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, y la secretaria autonómica del ramo, Clara Ferrando, durante una reciente rueda de prensa
El conseller de Hacienda, Vicent Soler, y la secretaria autonómica del ramo, Clara Ferrando, durante una reciente rueda de prensa

Los ingresos tributarios propios de la Comunitat Valenciana no marchan según lo previsto, de hecho, van mucho peor de lo esperado. En el caso del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, por el momento se ha reconocido solamente el 53 por ciento de lo presupuestado.

En concreto, se había previsto ingresar un millón de euros, y hasta el mes de agosto solo se han logrado 529.648 euros. De esta cifra, se han recaudado 468.874, el 88 por ciento. Precisamente esta tasa es la que la Generalitat ha decidido incrementar un 25 por ciento de cara al próximo ejercicio como «gesto» para demostrar que son los que más tienen aquellos que más pagan, según explicó recientemente el conseller de Hacienda, Vicente Soler.

Lo mismo ha sucedido con el tributo de Sucesiones y Donaciones. Solo se ha conseguido el 53 por ciento de los 210 millones que se esperaban, y de esa parte, se han ingresado únicamente 83 millones. En el caso de los ingresos patrimoniales, el porcentaje es todavía menor, ya que hasta el pasado mes de agosto se reconoció el 20 por ciento de lo previsto en las cuentas para este año, aunque en este caso la recaudación lleva mucho mejor ritmo, con un 99 por ciento de ejecución.

Particularmente llamativo es el caso de los ingresos por enajenación de inversiones reales, es decir, venta o alquiler de patrimonio. En los presupuestos de este año, el anterior Consell volvió a incluir un año más unas ganancias previstas por este concepto, aunque finalmente no se han producido y nunca se van a realizar puesto que el nuevo Consell cuenta con una política distinta. No quiere vender patrimonio.

De ahí que de los 150 millones incluidos en esta partida, se hayan ingresado 253.000 euros, es decir, el 0,19 por ciento.

En total, la recaudación tributaria hasta dicho momento, fue un 7,71 por ciento inferior a la lograda durante el mismo periodo del año pasado.

En vista de estos resultados el conseller ha advertido ya en diversas ocasiones de que el déficit de este año será, mínimo, del 2,2-2,3 por ciento, también a causa de la falta de ingresos.

Todo lo contrario sucede con los impuestos estatales, que se encuentran en uno de los mejores ejercicios durante los últimos años. El aumento de estos ingresos ha sido del 11,7 por ciento.

El mayor incremento se ha producido en el impuesto sobre las rentas de los no residentes, que fue del 40,7 por ciento. Le sigue el impuesto sobre sociedades, con un crecimiento del 25,6 por ciento y el IRPF, con un 19,7. Peor comportamiento mostró el IVA, que solo creció un 1,9 por ciento. La tasa de tráfico exterior subió un 19,4 por ciento.

La política fiscal será uno de los cambios más definitivos que llevará a cabo el nuevo Consell durante el próximo ejercicio. Ya lo señaló el conseller de Hacienda hace pocos días. Su intención es llevar a cabo una reforma del sistema tributario, aplicando, por ejemplo, tasas medioambientales que sirvan para concienciar a la ciudadanía.