El Consell suspende las clases en una treintena de municipios por la lluvia

La mayoría son de la Vega Baja y el Vinalopó, aunque afecta a otras localidades como Xàbia o Altea

La Generalitat valenciana decidió a las 20.30 horas del día de ayer suspender la actividad escolar durante el día de hoy en las localidades de Albatera, Algorfa, Almoradí, Altea, Benejúzar, Benimuslem, Bigastro, Callosa de Segura, Catral, Cox, Daya Nueva, Dolores, Elx, Granja de Rocamora, Guardamar del Segura, Jacarilla, Montesinos, Orihuela, Pilar de la Horadada, Rafal Redován, Rojales, San Isidro, Santa Pola, Torrevieja, y Xàbia.

Todas las localidades en las que se suspenden las clases son de la provincia de Alicante, ubicadas principalmente en las dos comarcas más azotadas por el temporal de lluvia como son la Vega Baja y el Bajo Vinalopó.

Puntualmente, se suspenden las clases también en el centro La Cañada de Fenollar, de Alicante; y en el colegio González Gallarda, de Alaquàs, este último en la provincia de Valencia.

Los datos fueron ofrecidos por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien visitó en la noche de ayer el Centro de Emergencias 112, acompañado por el conseller de Educación, Vicent Marzà. Ambos anunciaron desde allí los municipios que se veían afectados por la suspensión de las clases, y explicaron que de la lista facilitada se podían añadir otros según la evolución del temporal durante las próximas horas.

El temporal provocó también el cortes de carreteras y el cierre, de nuevo, del puerto de Sagunto al tráfico marítimo, una medida que se estableció el sábado y se mantuvo ayer en el puerto de Gandia.

El teléfono de Emergencias 112 de la Generalitat ha recibido, desde el inicio del temporal, un total de 1.500 llamadas por incidencias relacionadas con el frente de lluvias.

Las precipitaciones registradas desde finales de noviembre hasta hoy han salvado el año desde el punto de vista pluviométrico al sur de la Comunitat Valenciana, que hasta ese momento acusaba una intensa sequía.

El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (UA), el catedrático Jorge Olcina, informó de que las lluvias de las últimas horas son un episodio de gota fría con temporal de levante en superficie que se han traducido en precipitaciones «constantes, afortunadamente poco torrenciales».

«Lo que ocurre es que nuestros territorios ya no están preparados para soportar este tipo de lluvias y el problema viene por lo que se ha construido en los últimos veinte años, que ha ocupado barrancos impidiendo el normal desagüe de los mismos»

«En general son precipitaciones muy buenas para la región del sureste, que estaba atravesando uno de los años más secos de las últimas décadas», prosiguió el experto, quien ha continuado que «con apenas tres episodios de lluvia entre noviembre y diciembre se ha salvado el año pluviométrico».