Europa

Fabra considera la renuncia de De Miguel una lección

El presidente, Alberto Fabra, durante su intervención en Castellón
El presidente, Alberto Fabra, durante su intervención en Castellón

«Una lección de cómo se tienen que comportar los políticos». Así definió ayer el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra,la renuncia de la exportavoz del Consell y exconsellera, Alicia de Miguel, como diputada autonómica poco antes de ser imputada en el caso Gürtel.

El jefe del Consell aludió que se trata de «una decisión personal» que honra a De Miguel tras «una vida dedicada a la política y a los ciudadanos de la Comunitat Valenciana».

Estas declaraciones fueron realizadas antes de la inauguración de la jornada empresarial «El puerto y el azulejo: un futuro necesario», donde Fabra también puntualizó que el hecho de que haya imputados en las filas del Partido Popular en Les Corts es «un tema preocupante».

Tras la imputación de la exconsellera por su supuesta «intervención relevante y decisiva» en contrataciones del área de Bienestar Social, que dirigió en 2006 y 2007, Fabra aseguró que la exdiputada autonómica se centrará en la medicina.

Infraestructuras como motor

En el seno de jornada dentro del ciclo «Futuro y retos del puerto de Castellón», Fabra indicó su voluntad por mejorar las infraesteucturas para aumentar la competitividad y potenciar los sectores empresariales estratégicos de la región, como el azulejero.

Durante su intervención, destacó su intención de convertir el territorio en la puerta del sur de Europa a través de proyectos como el Corredor Mediterráneo o el Tercel Carril que permitirá que en 2015 Castellón esté conectado en ancho ferroviario europeo y se convierta en una de las mayores infraestructuras de interés general de España.

Asimismo, el presidente remarcó que el Puerto de Castellón ha ido ganando cuota de mercado en el sector azulejero, acaparando el 40 por ciento de la exportación.