Fabra, Valcárcel y Bauzá, unidos por una financiación sin privilegios

Reclamarán un fondo de compensación para este año, abordarán la cuestión de la deuda histórica y la ruptura del statu quo

Los presidentes autonómicos Valcárcel, Fabra y Bauzá se dan la mano ante la mirada de sus consejeros de Hacienda
Los presidentes autonómicos Valcárcel, Fabra y Bauzá se dan la mano ante la mirada de sus consejeros de Hacienda

Entre los presidentes de la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, el de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y el de Baleares, José Ramón Bauzá, no hay voces disonantes sobre cómo debe ser el nuevo modelo de financiación. Los tres barones comparten una visión común que cada uno matiza con su estilo.

Tras la reunión mantenida ayer en el Palau de la Generalitat para preparar el documento conjunto que presentarán en marzo al Ministerio de Hacienda, quedó claro que las reivindicaciones al Gobierno de Rajoy se centrarán en exigir que el nuevo modelo de financiación dote a todas las regiones del dinero necesario para hacer frente a los gastos en educación, sanidad y bienestar social.

Se trata del primer encuentro que los tres mandatarios realizan para justificar la propuesta que enviarán a Madrid. Insistieron en que es pronto para hablar de cifras concretas aunque sí avanzaron varios aspectos fundamentales para entender hasta dónde van a atreverse a reclamar.

En primer lugar, exigirán al Ministerio de Hacienda que les haga llegar recursos extraordinarios mientras se aprueba el nuevo modelo de financiación. Fabra lo llama «fondo de compensación», Valcárcel habló de «anticipo del anticipo» y Bauzá lo dejó en «buscar mecanismos», pero ninguno está dispuesto a volver a ver cómo aumenta de manera descontrolado su déficit para atender a los pagos de las competencias trasferidas por el Estado.

La ruptura del statu quo actual es otra de las bases de la propuesta. Sin un cambio de modelo que rompa con los privilegios de los que gozan determinadas Autonomías no podrá haber una reforma de la financiación.

Los tres presidentes coinciden también en la publicación de las balanzas fiscales para que pueda comprobarse que existe una clara marginación histórica y que valencianos, mallorquines y murcianos aportan más que reciben. Incluso están dispuestos a poner sobre la mesa el déficit de financiación crónico soportado durante años y reclamar, por qué no, la deuda histórica, otras Autonomías consiguieron cobrarla», apuntó Valcárcel.

Fabra fue el encargado de aportar la batería de datos «objetivos» que demuestran la infrafinanciación, Valcárcel el más duro en sus reivindicaciones- es, con diferencia el más veterano de los tres- y Bauzá de incidir en la parte más social. Remarcó la idea de que valencianos, baleares y murcianos han hecho los mismos sacrificios que el resto de españoles sin recibir recompensa alguna.

El presidente Fabra remarcó que los 7,7 millones de habitantes que conforman las tres Comunidades representadas recibieron durante 2011 y 2014 un total de 8.300 millones menos de lo que les correspondería con una financiación similar a la media. En el caso de la Comunitat Valenciana entre 2004 y 2014 acumuló un déficit de 7.513 millones para financiar los servicios públicos trasferidos.

También remarcó que se han tenido que destinar la mayor parte de los recursos disponibles a atender estas necesidades, lo que ha generado una reducción en inversiones productivas. De hecho, entre 2011 y 2013, el 38 por ciento del aumento de la deuda se debe a la financiación de la educación y la sanidad.

Valcárcel criticó claramente el sistema actual. Afirmó que es «opaco», que «nadie lo entiende, es como la fórmula de la Coca- cola» y acusó al Gobierno de Zapatero de aprobar un modelo de financiación basado en los territorios y en pactos políticos. «Se entró en una espiral peligrosísima». El resultado, «los servicios de las Autonomías están en riesgo».