Actualidad

La poca credibilidad de compromís

La exposición de su programa político de cara a las elecciones del 10-N por parte de los candidatos de Compromís incluye una contradicción grave. La de sus declaraciones el lunes, en total contraposición con sus obras. Por un lado, expusieron su intención clara de no hablar en la campaña electoral de Franco ni de Cataluña, y que lo harán de los servicios a los ciudadanos, de la agricultura, de la financiación, etcétera.

Publicidad

El problema de Compromis es el de la credibilidad, que cae vertiginosamente si nos atenemos a sus obras. Por más que proclamen su intención de obviar a Franco y a Cataluña, es universalmente conocido su apoyo a la actuación interesada de Pedro Sánchez con el general, así como su apoyo permanente al separatismo catalán.

Compromís ha apoyado todas las decisiones del actual presidente del Gobierno en funciones sobre el espectáculo de la exhumación de Franco. Aunque más grave es la decisión de la coalición que, tan solo hace diez días, aprobó pedir o exigir la amnistía para los políticos catalanes presos. Les ha dado igual los hechos palpables de quienes sus condenas les degradan a la condición de delincuentes.

Sí a ello se añade la declaración de Joan Baldoví, cabeza de lista de Compromís, apoyando el derecho de autodeterminación. Sus palabras le descubren «cualquier pueblo tiene derecho a decidir dentro de los límites democráticos y pacíficos» sin aclarar cuáles son esos límites. Todos sabemos qué quería decir. Estaba dinamitando lo consagrado en la Constitución, que otorga la soberanía nacional al pueblo español, entre otras cosas. Así es la vida.