Política

La reedición del Botànic se da por hecha, pero con matices

La más que previsible entrada de Podem en el Consell y el cambio de equilibrios con la pérdida de diputados de Compromís, plantea un nuevo escenario

La más que previsible entrada de Podem en el Consell y el cambio de equilibrios con la pérdida de diputados de Compromís, plantea un nuevo escenario

Jornada de resaca electoral. De mucha alegría para algunos y de profunda tristeza para otros, sobre todo para Compromís. La formación liderada por la vicepresidenta del Consell del Botànic, Mónica Oltra, apenas apareció durante la jornada de ayer para comentar los resultados electorales, unas cifras que dejan claro que los valencianos han perdido su confianza en el partido, al pasar de los 19 diputados de la pasada legislatura a 17 y perder fuerza dentro de la segunda edición del Pacte del Botànic, que todo el mundo da ya por hecha.

Pero será una reedición con matices distintos, tal y como resaltó el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien sí que apareció en diversos medios de comunicación para valorar los resultados de su partido, que crece de 23 a 27 escaños. Puig señaló que hay que tener en cuenta que es previsible la entrada de Podem en el Consell, algo que comparten desde Compromís, que no ven otra alternativa, y Podem, que se ve «central» en la política valenciana.

Sin duda alguna la suma del bloque de la izquierda, con 52 escaños, frente al de derechas, con 47, conduce a la evidencia de una segunda edición del Botànic, si bien las cosas entre el presidente y la vicepresidenta no empiezan del todo con buen pie.

Tal y como el propio Puig afirmó en alguna de sus entrevistas ayer, la líder del partido nacionalista fue la única que no le llamó la noche electoral para darle la enhorabuena. Al empezar a hablarse de este asunto en los medios, la hasta ahora portavoz del Consell envió al presidente un mensaje de «WhatsApp» y se emplazaron para hablar tranquilamente en otro momento.

En cualquier caso, los tres partidos que conformarán el futuro gobierno se mostraron satisfechos con los resultados electorales. El PSPV porque vuelve a ser la fuerza más votada 28 años después; Compromís porque cree que su voto se ha consolidado, y Podem porque dice haber remontado unas encuestas que les daban «casi por desaparecidos».

Desde el PSPV-PSOE, entienden que solo Ximo Puig puede liderar ese acuerdo, y repetir como presidente de Generalitat otros cuatro años, pues los socialistas han logrado en estos comicios más diputados que Compromís y Podem juntos, pero desde la formación morada, no comparten esa apreciación.

El candidato de Unides Podem-EU a la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, reconoció que Ximo Puig ha tenido unos buenos resultados pero cree que su formación también, por lo que «hay que sentarse a hablar».

«Tendremos que fijar las bases de esta nueva etapa», reconoció ayer el presidente, quien aseguró que no tendría problema en que la líder de Compromís, Mónica Oltra, repitiera como vicepresidenta del Consell, aunque son cuestiones que deben decidir los partidos y ella misma. Por el momento no está prevista reunión alguna a lo largo de esta semana para tratar el asunto.

También consideró que hay «pocas alternativas» al Botànic debido a la posición «muy radicalizada» que mantiene Ciudadanos a nivel nacional y autonómico, con «una visión del mundo maniquísta» que deja a los socialistas con pocas posibilidades.