Maíllo amenaza con intervenir si no hay una única lista en Valencia

Bonig se reúne con Betoret y Contelles para calmar los ánimos y acuerdan que consensuarán un Comité para el Congreso

En el atril, el número 2 del PP de Valencia, Vicente Ferrer, en primera fila Betoret y Contelles, entre otros
En el atril, el número 2 del PP de Valencia, Vicente Ferrer, en primera fila Betoret y Contelles, entre otros

Bonig se reúne con Betoret y Contelles para calmar los ánimos y acuerdan que consensuarán un Comité para el Congreso

«Estamos muy preocupados por la situación que se está viviendo en el PP en la provincia de Valencia, después de todo lo que ha pasado necesita una sola candidatura y unidad. Vamos a intervenir lo que sea necesario». Claro y contundente, remarcando que la dirección nacional del PP se reserva el derecho a impedir que pueda haber más de un candidato. Así se mostró el vicesecretario general de Organización del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, durante una entrevista en RNE.

La reacción en Valencia fue rápida. Por la tarde la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, la secretaria general, Eva Ortiz, y los dos «precandidatos» en discordia a la presidencia del PP, Vicente Betoret y Mari Carmen Contelles, se reunieron para acercar posturas. Acordaron comenzar de nuevo y consensuar un Comité Organizador del Congreso (COC) para poder fijar una fecha para realizar el cónclave provincial.

Lo que no dijo Maíllo es que ya ha tratado que uno de los candidatos dé marcha atrás. Como ya publicó LA RAZÓN, la semana pasada llamó a la portavoz del PP en la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, para pedirle que no presentase su candidatura. La ex alcaldesa de la Pobla de Vallbona ya le dijo que no pensaba retirarse y en una reunión celebrada el miércoles por la mañana, se lo volvió a decir.

Es más, después del tremendo lío en el que acabó la Junta Directiva Provincial, Contelles decidió hacer oficial a través de la redes sociales su candidatura. Calificó de «lamentables» las escenas vividas en la Junta Directiva y acusó a la actual dirección de no dejar participar a las bases, de impedir la democracia.

Contelles se refería al hecho de que el secretario general del PP de Valencia, Vicente Ferrer, no aceptase la votación de la lista que ella presentaba para conformar el Comité Organizador del Congreso (COC).

Algunos de los presentes comenzaron a gritar: «¡tongo, tongo!». Como no hubo acuerdo en este asunto, normalmente el COC se vota a mano alzada de manera simbólica, se sacaron las urnas. Fue entonces cuando se produjeron los momentos de máxima tensión, dado que los censos no estaban actualizados y se impidió votar a miembros de la Junta Directiva.

Aun con todo, Contelles ganó la partida. Ganó por 24 votos de diferencia. «Ahora hay que mirar hacia adelante, escuchar a la militancia y acabar con estas actitudes».

Por su parte, el presidente del PP de Valencia, Vicente Betoret, acusó a Contelles de estar en contra de la unidad del partido. Aseguró que durante la reunión mantenida con la dirección nacional se le ofreció negociar una candidatura única, pero que esta se negó y «por encima de todo está el interés del partido».

La legitimidad del número 2 de Betoret

Cuando Vicente Betoret heredó el PP de Valencia- tras el estallido del «caso Taula»- no hizo modificaciones en la Junta Directiva. Nombró a Vicente Ferrer como su mano derecha y por tanto, como secretario general. El miércoles fue él quien impidió votar a aquellos que no estaban en el censo. Algunos de los presentes recordaban ayer que Ferrer no fue elegido en un congreso, por lo que legalmente es tan solo coordinador general y no secretario general.