Plan para parados con alta formación

Más de cien padres o madres que llevan más de un año sin trabajo participan en el programa de la Católica

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Con el objetivo de contribuir a solucionar uno de los problemas principales de España, el Arzobispado de Valencia y la Universidad Católica crearon el proyecto «Persona-Economía de Comunión», un plan para que los parados de larga duración con formación académica se reincorporen al mercado laboral.

Aunque desde la organización del programa son reacios a publicar el número de personas que han encontrado un puesto de trabajo gracias a participar en él, lo cierto es que, en los siete meses que lleva en marcha, ha sido un éxito.

Solicitaron participar unas 200 personas, según explicó la directora del proyecto, Elena Floristán. Sin embargo, sólo ingresaron 112, los que cumplían los requisitos, es decir, personas de entre 30 y 60 años con titulación universistaria que llevan en situación de desempleo más de un año. Además, los padres o madres tienen prioridad para acceder al plan.

El perfil de los participantes, tal y como señaló Floristán, es altísimo, puesto que muchos hasta tienen dos titulaciones. El 27 por ciento de ellos son ingenieros y el 20 por ciento, profesores. El resto, titulados en Administración y Dirección de Empresas, Derecho, Química, Arquitectura, Psicología, Relaciones Públicas o Filología, entre otras carreras.

Además, el 45 por ciento tiene entre 40 y 50 años y el 37 por ciento, entre 30 y 40. El 18 por ciento cumple más de 50 años.

El objetivo del proyecto es que estas personas mejoren su empleabilidad a través de la formación y del «coaching». Para ello, ofrecen cursos de formación, conferencias, programas de mentoría y orientación individualizada. Todos impartidos por profesionales voluntarios.

Concretamente, participan en el plan doce orientadores y gestores, 19 formadores y 26 mentores.

La primera fase del proyecto consiste en la formación. Se ofertaron durante los primeros meses cursos gratuitos de informática y nuevas tecnologías, competencias y habilidades personales, de creación de empresas y de creatividad e innovación.

En la segunda etapa, en la de los coloquios, se impartieron conferencias de estrategia personal, comunicación, trabajo en equipo o «coaching».

También se ofrecen cursos «on line» de inglés. En total, ofertan 117.

Después de este periodo, el programa ofrece orientación profesional individual con la ayuda de un mentor. En esta fase, se revisa el currículum vitae y se le orienta en el camino de su empleabilidad. Además, se le asesora también de manera personalizada en el autoempleo. A partir de una idea de negocio, se desarrolla un plan viable con la ayuda de un consultor. En esta etapa hay 45 personas.

Según explicó el arzobispo Carlos Osoro durante la presentación del plan, éste surgió como respuesta al momento actual, «que requiere este ejercicio de comunión. Salir de nosotros mismos y de nuestros intereses particulares para atender los intereses de los que más lo necesitan». Afirmó que ha encargado este tipo de iniciativas a otras instituciones.