Política

Puig apela al consenso e insta a huir de «respuestas simples y equivocadas»

En su último discurso de Año Nuevo antes de las elecciones autonómicas, el presidente llama a la concordia entre partidos

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante la grabación del discurso en su despacho. La intervención de Año Nuevo se emitió el pasado día 31 de diciembre
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante la grabación del discurso en su despacho. La intervención de Año Nuevo se emitió el pasado día 31 de diciembre

En su último discurso de Año Nuevo antes de las elecciones autonómicas, el presidente llama a la concordia entre partidos

Conciliador y muy entusiasta. Así se mostró el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su último discurso de Año Nuevo como jefe del Consell antes de que en mayo de este año se celebren las elecciones autonómicas. Durante su intervención, emitida el pasado día 31 de diciembre, el presidente instó a «desechar enfrentamientos» y apostar por el «trabajo común» y la unidad.

Puig celebró la aprobación hace unos días de las cuentas para 2019 en un «clima de entendimiento y fraternidad: ¿Es posible entender la política como discrepancia y acuerdo sin crispación?», se preguntó. «Yo creo que sí», aseguró, y agradeció a los partidos políticos convertirse en «ejemplo de concordia».

Afirmó que 2019 será un «año decisivo» en el que la Comunitat Valenciana contará con la «gran oportunidad» de convertirse en «una de las regiones innovadoras, prósperas y dinámicas de Europa». «Sin fantasías, sin estridencias y sin atajos. Alcanzar estas metas está en nuestras manos», sostuvo y expresó su «absoluta confianza en la capacidad del pueblo valenciano» para lograrlo.

En este sentido, y ante el proceso electoral que se abrirá en breve, advirtió de que «es fácil caer en la tentación de acudir a respuestas tan simples como equivocadas que menosprecian nuestra autonomía política o desdeñan el feminismo» y se refirió al «terrorismo machista» como «el gran combate social de nuestro tiempo».

Además, celebró que durante los últimos años la economía valenciana «ha despegado» y creado más de 200.000 empleos en un contexto de seguridad jurídica y concertación entre empresarios y sindicatos.

Por su parte, el síndico del grupo parlamentario Podem en Les Corts, Antonio Estañ, advirtió de que el discurso del presidente «corre el riesgo de caer en el triunfalismo» en cuanto a la economía ya que, señaló, «todavía no ha culminado el nuevo modelo que queremos para la Comunitat Valenciana».

En este sentido, señaló la necesidad de «redoblar la apuesta del Botànic» y mostró su acuerdo con Puig en cuestiones como que el Acord del Botànic ha permitido dejar atrás el «modelo de indignidad» que fueron los 20 años de los sucesivos gobiernos del PP o la «amenaza a la democracia que supone la irrupción en la política de discursos de ultraderecha, xenófobos y contrarios a la igualdad entre hombres y mujeres».

Por su parte, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, sostuvo que frente al discurso «agotado» de Fin de Año de Puig, está el PP, una alternativa en la que «hay futuro». La dirigente popular vaticinó que 2019 «será el año del cambio en el que habrá una mujer presidenta y en el que se bajarán los impuestos, se acabaran las listas de espera en Sanidad y habrá libertad educativa gracias al PP».

«En 2019 veremos el cambio en la Comunitat Valenciana y en España, por el bien de los valencianos y de los españoles».

Por otro lado, la portavoz adjunta del PSPV en Les Corts, Rosa Peris, valoró el discurso de Fin de Año «cargado de esperanza y confianza» de Puig, quien, dijo, «ha hecho del diálogo y la estabilidad herramientas para garantizar el crecimiento económico y la justicia social».

«La estabilidad ha convertido a la Comunitat en referencia en España para atraer inversiones y generar oportunidades para los valencianos y valencianas», reiteró. Peris valoró que el discurso de Puig «ha estado impregnado de la responsabilidad y humildad que ha caracterizado la gestión del presidente de la Generalitat» estos últimos años.