Actualidad

Una diputada socialista piensa que el hombre no llegó a la Luna

Susana Ros se une al club de los conspiranoicos. «¿Después de 50 años no hemos vuelto a ir? Sospechoso»

Susana Ros se une al club de los conspiranoicos. «¿Después de 50 años no hemos vuelto a ir? Sospechoso»

Publicidad

No importan las evidencias científicas y filmográficas, ni siquiera los testimonios de los protagonistas. En la mente de un conspiranoico siempre habrá una explicación que sustente sus teorías, por muy descabelladas que sean. Porque las hay de todo tipo, desde los que creen que creen en los «chemtrails» (que las estelas de los aviones irrigan productos químicos que se utilizan para envenenar a la población), hasta los que piensan que la historia del Caso Alcàsser no es la que nos cuentan o que Elvis (sirva cualquier famoso fallecido en extrañas circunstancias) sigue vivo.

Y como la actualidad manda, estos días salen a la luz aquellos que afirman sin un ápice de vergüenza que el hombre nunca llegó a pisar la luna. Una de ellas es la diputada socialista en el Congreso por la provincia de Castellón, Susana Ros, que en sus redes sociales afirma convencida: «50 años. Yo soy de las que piensa que el hombre no llegó a la luna. ¿Después de 50 años no hemos vuelto a ir? Sospechoso».

Pruebas versus teorías disparatadas

Publicidad

El negacionismo del alunizaje es uno de los más populares, y ello pese a que son centenares las pruebas de que el Apolo 11 pisó el satélite. De hecho, con motivo del aniversario de este acontecimiento histórico han sido mucho los astrónomos, científicos y expertos que han recordado el hito y, de paso, han aprovechado para desmontar las teorías descabelladas. Uno de ellos es Eugenio M. Fernández (@EugenioManuel), físico, profesor, escritor y divulgador, que en una detallada explicación en las redes sociales despeja las dudas de los incrédulos y sus historias sin fundamento.

«Historia 1: Los motores del módulo lunar no expelían llamas y deberían hacerlo debido al combustible que servía para impulsarlo. Respuesta: ¿No te han dicho que en el espacio no hay oxígeno? En el caso del módulo lunar se usaba monometilhidracina como combustible y tetróxido de dinitrógeno como comburente. Sí que hay llama, pero es incolora». «Historia 6: La bandera ondea y no debería hacerlo, puesto que en la Luna no hay atmósfera y, por tanto, tampoco viento. Respuesta: Correcto, la bandera no debería ondear pero, es que... ¡no ondea! Use un segundo en mirar qué hay arriba de la bandera... ¡un palo! Un palito horizontal, perpendicular al mástil para sostener la tela. En la NASA no eran tontos, tenían que enseñar los colores de su nación».

Publicidad

Y así, hasta quince teorías conspiranoicas que se van al traste.

Bueno, pues ya estaría, podrían pensar algunos. Pues mira que no, que muchos siguen empecinados en que Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins viajaron a tierras más cercanas y sus pies nunca tocaron el polvo lunar. ¿Y por qué lo creen?, pues básicamente porque los conspiranoicos se consideran superiores al resto, más listos, porque ellos saben algo que tú no, porque eres tonto o porque formas partes del complot. ¿Cómo si no iban a proclamar a los cuatro vientos semejantes disparates?

No hay peor ciego que el que no quiere ver; el que mira a las estrellas y no admite que hace cincuenta años tres hombres se pasearon por ella haciendo escala en la luna.

Rectificación dos días después

El revuelo levantado por las declaraciones de la diputada socialista la han llevado hoy, dos días después de que las escribiera, a matizar sus palabras. Ante la avalancha de críticas y comentarios negativos, Susana Ros ha escrito hoy en su muro de Facebook: «Disculpad por la confusión. Hice este post entendiendo como una broma el que yo no hubiera ido, pero nunca se me pasó por la cabeza que nadie pudiera tomarlo como que cuestionara que ocurrió. Por favor!!! El Partido Socialista es y será siempre el partido de la Ciencia».

Publicidad

No obstante, la aclaración no acaba de convencer a sus seguidores en esta red social, que le recuerdan que su palabras textuales fueron: «Yo soy de las que piensa que el hombre no llegó a la luna», lo que no deja lugar a dudas sobre sus creencias.