14 horas analizando «baldosa a baldosa»

Los agentes que registraron el piso del pederasta hallaron restos biológicos y huellas.

Los agentes que registraron el piso del pederasta hallaron restos biológicos y huellas.

Eran las 11:31 minutos cuando comenzaba uno de los interrogatorios más esperados en el juicio del pederasta de Ciudad Lineal, que se celebra desde hace hoy justo un mes ante los magistrados de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid. Era el momento en el que el abogado de la defensa comenzaba a interrogar al jefe del Grupo de Delitos Violentos (DEVI) de la Brigada Provincial de Policía Científica e instructor del acta de entrada y registro practicado en el llamado «piso de los horrores» el día después de la detención de Antonio Ortiz. Es decir, el responsable de la principal prueba que el letrado del presunto pederasta quiere tirar por tierra: las muestras biológicas que se recogieron allí y que incriminan a Ortiz por lo menos con la niña a la que agredió el 10 de abril, ya que hay vestigios de los dos. El abogado sostiene que la secretaria judicial debería haber estado dentro del piso mientras los agentes recogían los vestigios y no haber accedido (como así fue) nueve horas más tarde a este piso de Hortaleza.

Por eso ayer los agentes intervinientes se centraron en explicar cómo es el protocolo de actuación que aplican en todos los casos: primero entran con monos, calzas y mascarillas quienes realizan el reportaje fotográfico y a continuación se recogen vestigios biológicos, químicos y huellas. De cada vestigio hallado se va dando cuenta a la secretaria judicial, pero aún sólo pueden trabajar en el lugar los de Científica, ya que, según recalcó este inspector jefe, son quienes «sabemos movernos en una escena de delito». «Que lleves guantes no quiere decir que sepas tocar», explicó a modo de ejemplo para dejar claro de que cualquiera puede borrar o empeorar el estado de una prueba sin intención. Estos funcionarios trabajaron en el 4ºA de Santa Virgilia,3 durante más de 14 horas. «Se hace baldosa a baldosa desde la entrada», aclaró. Aunque tendrán que testificar quienes analizaron esos vestigios recogidos para determinar por qué incriminan al acusado, estos agentes destacaron ayer los restos biológicos recogidos en un cubrecolchón de plástico (de aquí se recogieron cinco, una de ellas de color rojo), una huella de entrada y una piruleta que había en una bolsa colgada encima del radiador de la entrada.