Aguirre sugiere ahora un gobierno de concentración que incluya a Carmena

Esperanza Aguirre, durante una reunión con el grupo de concejales electos del PP.
Esperanza Aguirre, durante una reunión con el grupo de concejales electos del PP.

Esperanza Aguirre ha insistido hoy en que su programa tiene "muchos puntos en común"con el socialista y ha sugerido intentar formar un gobierno de concentración entre todas las fuerzas, también Ahora Madrid, para gobernar Madrid desde una propuesta común

El pasado domingo, con los resultados electorales de la capital sobre la mesa, las opciones para decidir la Alcaldía de Madrid parecían limitarse a dos: o Carmona apoyaba la investidura de Aguirre o facilitaba la de Carmena. La exultante intervención de la candidata de Ahora Madrid aquella misma noche parecía resolver la ecuación. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, sigue, sin embargo, ofreciendo alternativas. Su objetivo, asegura, es que la ciudad de Madrid no se convierta en «un trampolín para un partido como Podemos, que busca romper el orden constitucional». Primero, planteó la posibilidad deun pacto que aúne a los partidos que defienden planteamientos «centristas» que pusiera de acuerdo al PP con los nueve concejales socialistas y con los siete de Ciudadanos. Tras la negativa del socialista Carmona, Aguirre propuso ayer la fórmula de un «gobierno de concentración».

En este acuerdo de unidad, aseguró Aguirre, habría espacio para todos los partidos que en los comicios del domingo obtuvieron representación en pleno de Cibeles, «incluida la señora Carmena, pero con un programa apoyado por todos en el que las propuestas de constituir soviets en los distritos decaigan». La línea roja de Aguirre para ese pacto sería que Ahora Madrid renunciara a su propuesta de dar mucho más poder a los distritos, tal y como recoge en su programa electoral, en el que se explicitan las medidas concretas que se adoptarían en cada uno de ellos.

La formación Ahora Madrid, cuyos 20 concejales electos celebraron ayer su primera reunión, no tardó en contestar. Lo hizo a través de Twitter. Primero, con un mensaje irónico en el que instaba a Aguirre a que aclarara dónde había leído que Carmena había propuesto crear «soviets»: «Hola @EsperanzAguirre, ¿nos puedes decir en qué pág de nuestro programa viene lo de los soviets, por favor? Por más que miramos no lo vemos». Horas más tarde, el partido aseguraba en esta redo social que «lo que proponemos son espacios de participación ciudadana en distritos, pero si lo preferís los llamamos soviets». Por las manifestaciones realizadas en público por los candidatos de PSM y Ciudadanos parece poco probable que la opción del gobierno de concentración coja forma. Quizá consciente de ello, Aguirre insistió en la oferta realizada a los candidatos de las otras opciones de centro, «el líder del PSOE, el profesor Carmona, o a la líder de Ciudadanos, Begoña Villacís». Y apuntó a que no cree que en uno de los pactos que ella propone, ella pueda tener opciones como alcaldesa: «Descarto que me vayan a apoyar a mí porque yo soy la que desenmascara a Podemos y eso no gusta mucho».

Tras la reunión que mantuvo con Villacís, la dirigente del PP insistió en las coincidencias que su proyecto para Madrid guarda con algunos de los planteamientos que los socialistas incluyeron en su programa. «Creo que las propuestas del señor Carmona de bajar impuestos, de quitar el afán recaudatorio de las multas, de hacer una oficina antifraude y de favorecer la transparencia son prácticamente las mismas que están en mi programa», remarcó antes de defender que precisamente el proyecto del PSM podría ser una buena base para el acuerdo de los 37 concejales de PP, PSOE y Ciudadanos.

Ambas opciones –la de un gobierno de concentración y la del pacto «anti Carmena»– tendrían como objetivo, según Aguirre, que los madrileños no sean «castigados con un gobierno de Podemos» y paguen así «nuestros errores». Aclaró que ella no se ha leído el programa de Podemos aunque sí reveló que en la reunión previa «la señora Villacís, que se lo ha leído, me ha dicho que algunas cosas le producían verdadera preocupación». Respecto a sus declaraciones del martes, Aguirre quiso aclarar que ella no dijo que Carmena «no fuera democrática» sino que «pertenece a una fuerza política, Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, ya ha dicho que quiere cambiar el sistema democrático occidental por un sistema de lo que él llama democracia bolivariana».

La actual alcaldesa, Ana Botella, lanzó ayer un capote a Aguirre y apoyó su idea de un pacto a tres: «A mí me parece bien el ofrecimiento; yo, desde luego, también lo considero lo más oportuno para Madrid».