Actualidad

Las propuestas ciudadanas de Carmena no serán vinculantes

Cuando el pasado jueves, el concejal de Participación Ciudadana, Pablo Soto, anunció que crearían una web para que los madrileños pudieran elevar propuestas al Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que dirige Manuela Carmena, nada se habló del poder de veto. Se aseguró que a partir de hoy la web www.decide.madrid.es recogería propuestas de los ciudadanos que, si obtenían el respaldo del 2% del padrón municipal (53.000 firmas ya que sólo podrán votar los mayores de 16 años) tendrían dos caminos: ser aprobado por la Junta de Gobierno municipal o someterse a una nueva votación vía web o a través de un referéndum en colegios electorales. Si la consulta obtenía una mayoría suficiente, el Ejecutivo de Ahora Madrid la llevaría a cabo.

Publicidad

Este periódico consultó a fuentes municipales qué pasaría si alguna de las propuestas votadas mayoritariamente fueran contrarias a medidas ya aprobadas por el Ejecutivo de Carmena, y la respuesta fue que se aprobarían igualmente si eran refrendadas por la mayoría de los ciudadanos. Ayer, sin embargo, en la víspera de la presentación oficial de la página web con la que Ahora Madrid, el partido filial de Podemos en la capital, hizo públicas las «directrices para el ejercicio del derecho de propuesta» con las que pretenden, según dice el documento, «involucrar a los ciudadanos en el gobierno de la ciudad». Y en este, además de reservarse la redacción de un informe final sobre «viabilidad» de las propuestas que apoye la ciudadanía mayoritariamente, también se deja claro que «el resultado de la consulta popular no será vinculante para el Gobierno municipal».

El Ayuntamiento pondrá en marcha hoy el portal de participación, en el que cualquiera podrá proponer iniciativas que serán votadas por los madrileños censados y mayores de 16 años durante doce meses.

La primera herramienta de control por parte del Gobierno de Carmena entra aquí. Será la Dirección General de Participación Ciudadana quien modere las propuestas y excluya aquellas con contenido racista, sexista, xenófobo, que haga apología del terrorismo o que atenten contra los derechos o la dignidad de las personas. También serán rechazadas las que tengan fines delictivos, insulten o actúen en contra de la legislación vigente.

Si una propuesta alcanza el 2% del respaldo de los madrileños su proponente podrá llevarla a una segunda instancia en la que en un plazo de 45 días será sometida a una nueva consulta ciudadana vía web. Se podrá votar durante 7 días. Si alguna de estas propuestas es considerada «relevante» por el Gobierno municipal, éste pedirá al Gobierno central permiso para someterla a referéndum.

Publicidad

Las propuestas serán además sometidas a un estudio de viabilidad, legalidad, coste económico a cargo del departamento de Participación Ciudadana y del órgano municipal a quien le competa ejecutarlas.

En el caso de las propuestas que el Ejecutivo de Carmena crea que tienen suficiente calado como para ser sometidas a consulta popular y deberá ser autorizada por el Gobierno de España, ya que es a éste a quien le compete. No obstante, el documento finaliza aclarando que el resultado de la consulta popular «no será vinculante» para el Gobierno municipal.

Publicidad

Dos caminos

- Opción 1: Para que una propuesta ciudadana salga adelante tiene que recibir 53.000 apoyos en una primera votación. Luego será sometida a una segunda consulta durante 7 días. Si es gana el «sí» al «no» por mayoría simple deberá recibir también el visto bueno del concejal de Participación Ciudadana y del órgano municipal que deba ejecutarla.

- Opción 2: Si el Gobierno municipal considera que hay una propuesta con suficiente relevancia podrá someterla a la votación del Pleno y pedir al Gobierno de España celebrar una consulta ciudadana. El resultado de la votación no será vinculante para el Ejecutivo.

Publicidad

¿La primera propuesta, los toros?

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Esperanza Aguirre, aseguró ayer que no le «extrañaría» que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acabara prohibiendo las corridas de toros «dentro de nada». Después de subrayar que la primera edil podría preguntar a los madrileños sobre la continuidad de la fiesta a través de la web www.decide.madrid.es, la popular apuntó que no le extrañaría que acabara por prohibirla: «No me extrañaría que los prohibieran dentro de nada», recogió Europa Press. De hecho, en la web ya hay abierto un debate sobre un «Madrid sin toros» que cuenta con más de 1200 comentarios, de los cuales, el 66% (al cierre de esta edición) eran a favor de eliminarlos. Aguirre, gran aficionada al mundo de los toros, fue preguntada además por el Toro de la Vega sobre el que apuntó que «no tiene nada que ver con el arte de la tauromaquia».