Publicidad
Publicidad
Actualidad

Carmena reduce a la mitad los conciertos de Semana Santa en Madrid

Ahora Madrid programa 15 recitales frente a los 34 de 2015 y veta en el Palacio de Cibeles cualquier acto de este programa

Ahora Madrid programa 15 recitales frente a los 34 de 2015 y veta en el Palacio de Cibeles cualquier acto de este programa

Publicidad

Este sábado arranca oficialmente el programa que el Ayuntamiento de Madrid, y más concretamente la delegada de Cultura, Celia Mayer, ha confeccionado para la Semana Santa. Respecto al pasado, el presupuesto se ha reducido en un 30%. El ya tradicional programa «Música y voz para la Pasión» se ha reducido de 34 a 15 conciertos. La agenda paralela en los distritos ha pasado de 26 a 9 actos. Y la alcaldesa ha optado además por que ninguna actividad relacionada con la Semana Santa se celebre dentro del Palacio de Cibeles.

El tijeretazo ya fue adelantado el pasado mes de diciembre, cuando Ahora Madrid, el partido de Manuela Carmena, y el PSOE aprobaron las cuentas de 2016. Se concretó entonces que la partida presupuestaria a este efecto sumaría 150.000 euros, sustancialmente por debajo de los 215.956 euros que el Ejecutivo de Ana Botella había destinado a los conciertos y al resto de actividades de la Semana Santa en 2015. Las consecuencias de esta reducción presupuestaria se han dejado sentir ahora en la presentación de las actividades. Dentro del programa «Música y voz para la Pasión», el número de conciertos programados por el equipo de Mayer se ha reducido a menos de la mitad: un total de 34 recitales, conciertos de música sacra y lecturas dramatizadas fueron realizados en 2015 y sólo 15 habrá en las próximas semanas. Llama especialmente la atención cómo el Palacio de Cibeles ha quedado fuera de esta agenda cultural. En 2015, el auditorio Caja de Música acogió tres conciertos: una actuación de Esfera Ensemble de música clásica contemporánea y dos conciertos del barítono Iñaki Fresán acompañado por Jorge Robaína al piano. El «veto» de la sede del Ayuntamiento a los actos culturales de la Semana Santa llegan después de que en las pasadas navidades el Belén instalado en este palacio apenas registrara visitantes tras verse reducido a un montaje de ocho metros cuadrados. queda al margen.

Otros espacios relevantes que no contarán con un concierto en la primera Semana Santa de Carmena como alcaldesa son parroquias como las de San Jerónimo el Real o Santa Bárbara, la iglesia basílica de Jesús de Medinaceli y otros templos, como la Iglesia de las Trintarias, que por su relación con el IV centenario de Cervantes estaban llamados a acoger a alguna actividad este año.

El programa con la agenda de conciertos y actividades del consistorio está prologado por la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer. «Los madrileños celebramos un año más la Semana Santa. El recuerdo de Jesucristo sirve en la cultura cristiana como punto de inflexión y de invitación a la regeneración interior coincidiendo con el inicio de la primavera», sostiene Mayer en una breve introducción. En la última legislatura, era la alcaldesa, Ana Botella, la encargada de prologar esta publicación. Botella también presentaba en rueda de prensa estas actividades. Mayer lo dio a conocer este martes con un tuit. El tijeretazo a la Semana Santa también afecta al resto de actividades programadas en los distritos. En 2015, 10 distritos organizaron un total 26 actividades complementarias, entre ellas, un ciclo de conferencias sobre Santa Teresa de Jesús, conciertos de Cuaresma o actuaciones de coros. En las próximas semanas, esta agenda paralela se reducirá a seis distritos, con un total de nueve actividades. Sólo Chamartín, Tetuán, Latina, Puente de Vallecas, Moratalaz y Barajas tendrán actos en sus centros culturales relacionados con la Semana Santa.

Publicidad

En el origen de este recorte se encuentra la decisión consensuada entre Ahora Madrid y PSOE de reducir la partida en los presupuestos para este año. En las cuentas, se incluyeron varias encomiendas de gestión para que la empresa pública Madrid Destino organizase esta programación con un importe asignado de 150.000 euros, un montante presupuestario que se ha equiparado al destinado al Ramadán y al Año Nuevo chino.