Política

Carmena silencia la carga y descarga en el distrito Centro

Prohíbe la carga y descarga con motor encendido, los carros deberán tener amortiguación y velarán por el ruido de los cierres de los comercios

Obliga a los transportistas a apagar el motor de sus vehículos y a llevar carros con amortiguación para no molestar a los vecinos

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha firmado el decreto por el que se aprueba el protocolo para reducir la contaminación acústica de la carga y descarga y con el que se prohíbe realizar estas operaciones con el motor encendido, se exige que los carros de traslado de mercancías cuenten con amortiguación y establece que los establecimientos deberán mantener en buenas condiciones los cierres, de modo que los niveles sonoros que generen cumplan con la ordenanza de protección contra la contaminación acústica.

El decreto, consultado por Europa Press, fija los lugares en los que se podrá llevar a cabo la carga y descarga, los establecidos en la Ordenanza de Movilidad Sostenible aprobada en octubre, igual que los horarios. El decreto firmado por Sabanés ahora establece que, entre las 23 y las 7 horas tanto la zona de carga y descarga como el recorrido entre ésta y el establecimiento, se deberán cubrir con material fonoabsorbente para evitar el ruido de las rodaduras.

Además las zonas utilizadas para la carga y descarga ubicadas en el interior del establecimiento estarán dotadas de elementos fonoabsorbentes permanentes o provisionales, de una eficacia adecuada que permita minimizar la afección acústica.

En el caso de vehículos frigoríficos, sus instalaciones deberán estar insonorizadas.

El decreto con el protocolo, que entra en vigor un día después de ser publicado por el Boletín Oficial de la Comunidad (BOCM), prohíbe el uso de bocinas o cualquier otro avisador acústico; las voces o gritos del personal que está efectuando las tareas; la utilización de ningún tipo de sistema de reproducción de audio y la producción de ruidos innecesarios por manipulación inadecuada y poco cuidadosa de la mercancía o de los elementos empleados para su traslado, como carros y transpaletas.