El primer casino sin el número 4

Puertas doradas, ni rastro de números 4 entre las fotografías que forman parte de su decoración y todo tipo de guiños a la buena suerte... en la cultura asiática. Porque el casino que abrió el pasado miércoles en la capital es precisamente el primero dirigido a este público, el chino, que es conocido por gastar grandes cantidades de dinero en los juegos de azar. Puede parecer una contradicción, pero en la puesta en marcha de este nuevo salón de juego ha habido poco de azar. Los colores del casino, la distribución de las salas y hasta la creación de unas habitaciones especiales para los «grandes jugadores» han tenido en cuenta que los usuarios serán chinos. La ubicación tampoco ha sido fruto de la casualidad, los empresarios del juego españoles que han puesto en marcha este nuevo negocio vieron en Usera, el «Chinatown» de Madrid, el lugar ideal para continuar su expansión en la región. Un oasis para que los ciudadanos de esta nacionalidad que residen en Madrid disfruten también de platos típicos de su gastronomía mientras se evaden entre partida y partida y en el que también hay espacio –aunque más reducido– para el público patrio. El casino también dispone de una sala con bingo, un juego que no cuenta con muchos seguidores entre el público asiático, pero con el que disfrutan el resto de los clientes del primer casino para chinos de la capital.