Madrid

Fin del calvario para 443 familias

Después de cuatro años, Carmena desbloquea el proyecto de la cooperativa Metropolitan en las cocheras de Cuatro Caminos. Obligó a rehacer dos veces el plan y su tramitación fue aprobada con el voto en contra de varios ediles de Ahora Madrid.

Después de cuatro años, Carmena desbloquea el proyecto de la cooperativa Metropolitan en las cocheras de Cuatro Caminos. Obligó a rehacer dos veces el plan y su tramitación fue aprobada con el voto en contra de varios ediles de Ahora Madrid.

Publicidad

Termina la pesadilla para 443 familias que durante casi tres años han visto como su futuro peligraba por la pelea política entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y entre los concejales del equipo de Gobierno de Manuela Carmena. El consistorio madrileño aprobó ayer inicialmente en Junta de Gobierno el Plan Parcial para desarrollar el proyecto urbanístico Metropolitan en las cocheras de Cuatro Caminos.

Se trata del final de un calvario que comenzó con la llegada de Ahora Madrid a Cibeles hace ya tres años. El proyecto urbanístico comenzó en 2014 cuando Metro de Madrid, dependiente de la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid, puso a la venta el terreno situado junto a la glorieta de Cuatro Caminos y que albergaba las antiguas cocheras de metro, tras la modificación parcial del Plan General de Ordenación Urbana. La cooperativa Metropolitan se hace con el terreno por 88,3 millones de euros y presentan un proyecto para levantar 443 viviendas de las cuales 62 serían protegidas.

Sin embargo, nada más hacerse con la Alcaldía, Manuela Carmena rechaza el proyecto alegando que no cumple con el Plan General respecto al soterramiento de las vías. Un año después, los votos en contra de PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE logran evitar el rechazo del pleno al proyecto y la Comunidad de Madrid presenta una alternativa para cumplir con los requisitos que reclamaba el Área de Desarrollo Urbano Sostenible. Paralelamente, la cooperativa presentó a su vez varios planes alternativos para subsanar las deficiencias detectadas. Esta modificación fue rechazada de nuevo por el Ayuntamiento a finales de 2016 que, además, añadió nuevos requerimientos para dar luz verde a la urbanización de las cocheras.

Se da la circunstancia de que, en las mismas fechas, se produjo uno de los primeros desacuerdos en el seno de Ahora Madrid, cuyos miembros discrepan profundamente cuando se trata de actuaciones urbanísticas. Ocurrió con otro planeamiento a pocos metros del de las cocheras, en el cuartel de Artillería en la calle Raimundo Fernández Villaverde, cuya aprobación en pleno se obtuvo con el voto en contra de seis ediles de Carmena. Es por ello que a comienzos de año la batalla amenazó con saltar a los tribunales por las desavenencias entre Comunidad y Ayuntamiento.

Publicidad

Un cruce de denuncias que finalmente no se produjo aunque si hubo una iniciativa judicial que sí enturbió aún más las negociaciones. Y es que varios colectivos vecinales y ecologistas –Corazón Verde de Chamberí, Ecologistas en Acción, Parque Sí Chamberí, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Salvemos Cuatro Caminos y Derecho a la Ciudad– interpusieron un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) reclamando la protección urbanística de los terrenos de las cocheras, por su valor arquitectónico.

Mientras tanto, tras la puesta en marcha de una mesa técnica en la primavera de 2017, los cooperativistas presentaron una consulta urbanística para resolver los problemas de legalidad detectados por el consistorio. Metro de Madrid emitió un dictamen favorable y el Ayuntamiento otorgó a su vez la aprobación formal que permitía llevar a pleno el Plan Parcial para poner en marcha el proyecto.

Publicidad

Como todos esperaban, la división por asuntos urbanísticos en Ahora Madrid se manifestó en el voto el contra de los concejales de Ganemos, Pablo Carmona y Rommy Arce e, incluso, el rechazo por parte de la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta que acusó al equipo de Carmena de «no cumplir». Con todo, los votos favorables del resto de concejales de Ahora Madrid, así como los del PP y Ciudadanos, con la abstención del PSOE, permitieron la tramitación del Plan Parcial que, ayer aprobó inicialmente la Junta de Gobierno municipal.

Torre esbelta

El proyecto definitivo contempla todas las determinaciones impuestas por el Plan General de Ordenación Urbana así como las modificaciones planteadas en la consulta urbanística, que han sido examinadas por la Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural (Cpphan). De este modo, el Plan Parcial de Reforma Interior del ámbito «Metro Cuatro Caminos», en el distrito de Chamberí, «establece las condiciones necesarias para garantizar que las soluciones de urbanización permitan la máxima permeabilidad peatonal».

Esto supone que se tendrán que adecuar las rasantes de la futura zona verde de la zona con las de las calles que la delimitan. Asimismo, se delimitan las alturas máximas de las seis edificaciones previstas, que tendrán entre cinco y ocho plantas de altura, a excepción de la torre prevista, que podrá alcanzar los 31 pisos. Eso sí, la Cpphan establece que, «a fin de que sea más esbelta la edificación en altura», se reduzca la volumetría del rascacielos. Asimismo, la comisión ha solicitado que se tenga «especial sensibilidad» en el diseño de la torre en altura, «dado que se encuentra en una zona de la ciudad consolidada y va a suponer un hito urbano con presencia desde muchas zonas de la capital».

La valoración de la Cpphan también ha tenido mucho que ver en la protección del valor patrimonial de las cocheras puesto que, aunque no existe ningún edificio catalogado, sí se ha tenido en cuenta el informe realizado por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid al respecto de los elementos susceptibles de protección en las antiguas cocheras de Cuatro Caminos. Es por ello que se ha tenido en cuenta la protección de tres elementos que no habían sido considerados como tales por el Plan General de Ordenación Urbana.

En concreto, la Comisión establece la protección de la embocadura del túnel, los restos de la fachada de la casa Tuduri a la calle Esquilache y el cerramiento lateral de la nave-cochera de la calle Esquilache. También se estudiará la posibilidad de trasladar la estructura de la cubierta de las actuales cocheras a un emplazamiento adecuado para su conservación y «para que la ciudadanía pueda conocer y disfrutar de este patrimonio industrial».

Publicidad

Una vez aprobado inicialmente, el Plan Parcial para el ámbito «Metro de Cuatro Caminos», se abre el periodo de información pública durante un mes, durante el que se podrán presentar alegaciones. Una vez estudiadas, será elevado al Pleno municipal para su aprobación definitiva. El Plan Parcial afecta a una parcela de 42.401 metros cuadrados de los cuales 37.714 metros cuadrados corresponden a parcelas residenciales. Habrá 16.026 metros cuadrados de zonas verdes, 864 metros cuadrados de dotaciones públicas y 10.670 de vías públicas.