Íntimo y personal

Hace una década que Belén Barbero se decidió a dedicarse en cuerpo y alma «a este sueño loco que es el mundo de la moda». Y de ahí salió Beba's Closet, un proyecto íntimo que acaba de inaugurar su primera tienda, después de seis años ubicados en un pequeño atelier-estudio que funcionaba solo con cita previa. Ahora, ese pequeño estudio, casi como un armario (el nombre de la tienda viene del apodo con el que conocían a Belén de pequeña, «Beba», y de este pequeño armario o «closet» que era aquel primer taller) se ha convertido en un amplio y precioso local en el que, además, se presenta la primera colección completa de la firma. «Y en breve incluiremos también mis diseños de novia», nos adelanta Belén, emocionada y orgullosa.

Todo lo que aquí encontramos son vestidos para ocasiones muy especiales, «evocadores, sugerentes, con tejidos de ensueño y patrones muy estudiados», explica. Los detalles son artesanales, casi de costura, y los acabados son perfectos. Tanto como el exquisito gusto de su dueña a la hora de decorar este nuevo espacio, con objetos que son incluso herencia familiar. «Mi segunda pasión es la decoración», confiesa Barbero. «Y yo misma me he encargado del interiorismo. La lámpara de araña y las mesas de madera y mármol pertenecen a mi familia. Otros objetos, como las butacas de los años 50, los he comprado en el Rastro. Y los probadores, forrados en terciopelo y gasa, evocan los exquisitos tejidos con los que nos gusta trabajar». En cuanto a los precios, los vestidos de fiesta, largos o cortos, oscilan entre los 350 € y los 850, mientras que los tocados de Suma Cruz (una de las firmas preferidas en las bodas y fiestas más chic) cuestan entre 200 y 400. «¿Nuestra clienta habitual? Mujeres de entre 20 y 45 años que buscan cumplir un sueño luciendo un vestido o un accesorio único, especial y que haga soñar».

Un rincón dedicado a la costura de antaño dentro de Chamberí.