La Asamblea reprueba al consejero del «dobla, dobla»

La decisión no es vinculante para el Gobierno. Sánchez Martos, titular de Sanidad, es el primer miembro del Gobierno censurado en 20 años.

Jesús Sánchez Martos en la Asamblea de Madrid
Jesús Sánchez Martos en la Asamblea de Madrid

La decisión no es vinculante para el Gobierno. Sánchez Martos, titular de Sanidad, es el primer miembro del Gobierno censurado en 20 años.

El polémico abanico de papel, que recomendó a los alumnos de los centros escolares públicos con el ya famoso «dobla, dobla» para paliar la ola de calor, fue la gota que colmó el vaso para que Podemos presentara una reprobación contra el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos. La medida salió adelante ayer en la Asamblea con el apoyo de todos los diputados de los tres partidos de la oposición: PSOE, Podemos y Ciudadanos. La censura, la primera que se aprueba en el Parlamento madrileño en 20 años, obtuvo 80 votos a favor y 47 en contra. Fue Mónica García, portavoz de Sanidad de la formación morada, quien arrancó el turno de debate: «Son ustedes el caballo de Troya de la Sanidad», aseguró García, para acusar al Gobierno de Cristina Cifuentes de tener una red clientelar en la que se ha colocado a «amiguetes» y de un sistema que premia a los buenos cortesanos y castiga a los críticos. Más expectación había sobre la intervención de Enrique Veloso, portavoz de Ciudadanos en la materia que, sin embargo, no fue especialmente duro con el consejero. «Aunque no sea vinculante, espero que se lo tome muy en serio», advirtió al comienzo de su intervención, a sabiendas de que, aunque la reprobación ganara por mayoría, el consejero no tendría (obligatoriamente) que dejar su cargo. El portavoz de la formación naranja aseguró que los ánimos «dentro y fuera de la consejería» están muy caldeados. Así, recordaron a Sánchez Martos el tema de la renuncia de «varios» directores generales del área que se han ido «hartos de aguantar sus formas y su falta de rigor político». Ciudadanos aseguró ayer que no comparte la política sanitaria «basada en ocurrencias» y acusó al Gobierno de Cifuentes de no haber cumplido la reducción de tasa de eventuales, que se iba a fijar por debajo del 10 por ciento tras una PNL presentada por C’s en diciembre de 2015.

Bastante más duro fue el portavoz del PSOE. José Manuel Freire insistió en que muchas de las críticas achacables al consejero son, en realidad, responsabilidad de la presidenta. «Un presupuesto inferior a los 8.000 millones no es suficiente y usted tenía que haber dimitido», argumentó. «No miremos el dedo, sino la luna». «Toda la responsabilidad no es de usted, es una decisión del Gobierno y reprobamos a la presidenta y a usted, porque tenía que haber dimitido». También recriminó al consejero su escasa capacidad de diálogo: «¿Qué consejero quiere llevarse mal con sus profesionales?». Volvió a disparar Freire contra Cifuentes cuando aseguró que la idea de colocar a la presidenta del hospital de Pinto en un relevante cargo, no sería idea de Sánchez Martos. «No parece que usted, que no milita en el PP, quisiera pero debía haberle dicho que no. Estoy seguro de que no se le ha ocurrido a usted», sostuvo Freire. Antes de concluir el socialista, los diputados de la formación morada sacaron unos abanicos de papel de su color corporativo para mofarse de la última polémica del consejero reprobado.

La última en intervenir fue Regina Plañiol, portavoz del PP en la materia, quien defendió al consejero porque «no sólo lleva entregado los últimos dos años a que tengamos una mejor Sanidad, sino toda una vida como médico». Plañiol recordó que el Gobierno está cumpliendo «íntegramente» su programa y así se han reducido, por ejemplo, las listas de espera, además de «estar en marcha» otras iniciativas como la de cuidados paliativos. La popular se preguntó de forma retórica cómo puede haber días en que sí se cumple el programa y otros que no.