La concesionaria de la limpieza de Parla no paga la Seguridad Social

El Ayuntamiento de Parla ha anunciado hoy que podría rescindir el contrato con la empresa concesionaria del servicio de limpieza, Editec S.L., por incumplimientos como no pagar la Seguridad Social de sus trabajadores o no haber invertido en los medios materiales a los que se comprometió.

La Junta de Gobierno local ha aprobado abrir un expediente sancionador a Editec S.L. por entender que la empresa está incumpliendo las condiciones acordadas en el pliego de licitación del servicio, según distintos informes técnicos.

El Consistorio ha enumerado entre estos incumplimientos que la empresa ha faltado a su obligación de abonar las cuotas de sus empleados en la Tesorería General de la Seguridad Social, lo que le ha llevado incluso a padecer embargos por parte de este organismo.

Además, han asegurado que presentó una oferta en la que se comprometía a invertir un millón de euros en vehículos de limpieza y otra maquinaria y a día de hoy solo ha invertido "cerca de 190.000 euros".

El concejal de Hacienda, Patrimonio y Contratación, Fernando Jiménez, ha señalado que esta inversión es "necesaria e imprescindible"para que el servicio de limpieza viaria pueda realizarse de forma eficaz.

Por ello, han abierto este expediente "en un ejercicio de responsabilidad tras conocer las deudas de la empresa con la Seguridad Social, los retrasos reiterados en el pago de las nóminas o el incumplimiento en la inversión que presentó en su oferta".

El Ayuntamiento ha habilitado los medios necesarios para que, en el supuesto de que la empresa no cumpla sus obligaciones, hacer frente al pago de las nóminas de los trabajadores y poner en marcha los medios materiales para realizar eficazmente el servicio, gastos que se detraerían de los importes de las facturas que el Consistorio debe abonar a la empresa.

Hace un año y medio que Editec S.L. se hizo cargo del servicio de limpieza viaria de la ciudad por seis años, después de que se marchara la anterior empresa, Valoriza, con la que el Ayuntamiento tenía una deuda pendiente de casi 80 millones de euros.