La oposición reprueba a Rommy Arce y ella lamenta la «política del barro» del PSOE

PP y Ciudadanos apoyan la propuesta del PSOE en la que se insta a la alcaldesa a retirar a la concejala anticapitalista su cargo como presidenta de dos distritos

Rommy Arce, en una imagen de archivo
Rommy Arce, en una imagen de archivo

PP y Ciudadanos apoyan la propuesta del PSOE en la que se insta a la alcaldesa a retirar a la concejala anticapitalista su cargo como presidenta de dos distritos

Ha estado en el centro de casi todas las polémicas en los últimos meses y ayer Rommy Arce fue reprobada por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid. Esta moción de crítica a su gestión en los distritos de Usera y Arganzuela, como ya ocurrió antes con las reprobaciones de Carlos Sánchez Mato, Celia Mayer y Montserrat Galcerán, no tendrá ningún efecto directo sobre el tablero político madrileño. El Gobierno de Ahora Madrid ya dejó claro la semana pasada que ni la alcaldesa ni el grupo municipal que sostiene al Gobierno se plantearán que Arce sea apartada de sus responsabilidades al frente de los dos distritos. Los tres grupos de la oposición –PP, PSOE y Ciudadanos– respaldaron la reprobación mientras que Ahora Madrid votó en contra.

El PP presentó a última hora una enmienda con la que pretendía añadir más presión a la alcaldesa y con el objetivo de que ésta asumiera el mandato del pleno en el caso de que la reprobación fuera aprobada. Tal y como detalló el edil popular Fernando Martínez Vidal, su grupo planteó incorporar a la moción un punto por el que la reprobación se extendiese a Carmena en el caso de que la alcaldesa no retirara las competencias a Arce antes de que se celebre el próximo pleno, previsto para finales de diciembre. El PSOE, a través del concejal Ignacio Benito, rechazó incorporar esta enmienda a la propuesta e instó a los populares a que presenten en diciembre una moción de censura a la alcaldesa ya que, a su juicio, ése es su único objetivo.

El intercambio dialéctico entre los concejales que defendieron la iniciativa por parte del PSOE y la propia Arce estuvo plagado de acusaciones cruzadas y duros reproches. El socialista Ignacio Benito, como representante de su grupo en Usera, acusó a Rommy Arce de ser la «constatación de un fracaso», de mostrarse «incapaz de gestionar» y de «negarse a trabajar por los vecinos». Según Benito, los distritos de los que es responsable la edil de Ahora Madrid «no se merecen el olvido político e institucional al que nos ha condenado». También por parte del PSOE, la concejala Érika Rodríguez insistió que el distrito de Arganzuela está sufriendo porque Arce «no atiende a sus obligaciones». Fueron muchas las faltas que Rodríguez citó en su intervención: Arce, según el diagnóstico socialista, no tiene ganas de discutir con los grupos y de trabajar por el distrito; no trabaja por los vecinos; falta al respeto al Pleno y falla en la ejecución del gasto y de las inversiones.

El desencuentro entre el PSOE y la polémica concejala es muy profundo y va más allá de las habituales discrepancias entre grupos. Lo demostró el socialista Ignacio Benito en el final de su intervención: «Vive usted en un mundo paralelo. Los vecinos sufren la verborrea de quien quiere cambiar el mundo pero no quiere cambiar los problemas de su calle. Es inaceptable que Usera después de 25 años de abandono del PP esté ahora peor de lo que estaba. Es una concejala que no tolera a quien no piensa como ella». Finalmente, instó a la alcaldesa a tomarse en serio la reprobación tras haber «quedado demostrada la incapacidad» de la concejala de Ahora Madrid: «Usted es la responsable y tenga en cuenta que tiene a 350.000 vecinos esperando que mueva ficha».

Lejos de adoptar un discurso más conciliador, Arce no dudó en atacar con dureza a los socialistas, a los que acusó de actuar con «deslealtad y juego sucio» con respecto a ella: «Se suman al objetivo del PP para debilitar al Gobierno de todos los madrileños. No les hagan el juego: vergüenza les tendría que dar». Tras repasar los logros de su gestión en materia de ejecución presupuestaria y de puesta en marcha de equipamientos en los dos distritos que preside, instó a los socialistas a aclararse sobre si quieren estar en el Gobierno o en la oposición: «Un día se hacen la foto y otro vienen a pedir el cese de alguien. Están jugando a un juego muy peligroso. Dejen de jugar a la política del barro y luchemos contra Montoro y la derecha».

En todos los charcos

Las polémicas protagonizadas por Arce vivieron su primer capítulo con su encendida defensa de «Alfon», condenado a cuatro años de prisión por llevar material explosivo en una huelga general. Ha censurado sin ambages la política urbanística impulsada por Carmena y, de hecho, este martes participó en un acto en el que calificó de «pelotazo» el acuerdo para la «Operación Chamartín» suscrito por Carmena y el Ministerio de Fomento. Ha sido en estos dos años criticada por intervenciones en las que equiparó la «violencia policial» con la de ETA o acusó a los funcionarios encargados de inspeccionar a las empresas de limpieza de estar «comprados». Aunque sin duda, las reproches más duros llegaron cuando, este año, cedió un espacio municipal para la celebración de un acto independentista, autorización que, sin embargo, acabó paralizando la justicia. A las pocas semanas, autorizó que este mismo local acogiese un festejo contrario contra la Hispanidad.