La ruleta de Eurovegas cae en Torrelodones y Aranjuez

El Casino Gran Madrid de Torrelodones abrirá su nueva sede en la plaza de Colón de la capital en los próximos días
El Casino Gran Madrid de Torrelodones abrirá su nueva sede en la plaza de Colón de la capital en los próximos días

Los casinos de Torrelodones y Aranjuez terminarán por ser los grandes beneficiados del proceso que se inició para la llegada de Eurovegas a la región. La modificación legislativa que se produjo en la Ley del Juego permitió que en el término municipal de Madrid, por primera vez en 90 años, se pudieran abrir salas en las que jugar a la ruleta, póquer, black jack, etc.

Las empresas especializadas no dudaron en aprovechar la oportunidad y la empresa gestora del Casino de Torrelodones alquiló, y reformó íntegramente, un local en el paseo de Recoletos (junto a la plaza de Colón) que ya se encuentra preparado. La primera bola de este nuevo casino del centro de Madrid se lanzará en los próximos días y así, los promotores comenzarán a rentabilizar los cerca de 20 millones de euros invertidos en este proyecto.

El inmueble está repartido por varias plantas, «con una distribución muy peculiar que hace de la visita una experiencia en sí misma», según quienes conocen bien el interior, y cuenta con una decoración y diseño elaborado y dirigido por el prestigioso interiorista Ignacio García de Vinuesa.

Está prevista incluso la organización de la fiesta de inauguración y la empresa ya dispone de equipo humano suficiente como para poner en marcha el local. De hecho, según datos de la empresa, este nuevo proyecto aumentaría la plantilla de la compañía hasta llegar a las 400 personas.

Por su parte, el Casino de Aranjuez abrirá su sede en el número 24 de la Gran Vía. También desde esta empresa preparan la «inminente» apertura de su local y, de hecho, en su página web ya promocionan un concurso en el que animan a sus usuarios a apuntarse para ser uno de los primeros invitados VIP en conocer sus instalaciones en la ciudad. Aunque continúa siendo un misterio cómo serán la decoración y el estilo de cada una de estas sedes, desde Aranjuez han apostado, al menos en la recepción, por un toque futurista en el que predomina el blanco.

Cada uno de estos establecimientos podrá disponer en su interior de 27 mesas, 65 máquinas recreativas y la superficie de juego no podrá exceder, en ningún caso, los 1.000 metros cuadrados.Una limitación viene porque la ley determina que la superficie total de la sala no podrá ser superior al 25 por 100 de la superficie del casino «matriz». La superficie de juego no podrá exceder, en ningún caso, los 1.000 metros cuadrados.

Para la apertura definitiva sólo falta un trámite administrativo que las empresas interesadas tenían que realizar con la Comunidad de Madrid. Cada una de las salas debe depositar una garantía de 350.000 euros en la Consejería de Economía para cumplir con la legislación vigente. Una vez entregada esa cantidad y con la correspondiente licencia, las empresas podrán poner en marcha sus infraestructuras.

La normativa establece que estos casinos no pueden estar abiertos más de 16 horas diarias. Esta norma se aplica con carácter general, excepto para algunos juegos tales como el «baccará» y los juegos de círculo (en este caso el juego podría continuar más tiempo para no descompensar las posibilidades de victoria de los participantes), en y siempre que el número de participantes lo justifique, razón por la que podría estar abierto hasta un máximo de 20 horas.