Actualidad

El máster de Cifuentes llega a la Fiscalía

La presidenta del tribunal que valoraba el TFM afirma que ni examinó ni firmó el acta.

La presidenta del tribunal que valoraba el TFM afirma que ni examinó ni firmó el acta.

Publicidad

El «caso del máster» de Cristina Cifuentes ha superado ya el ámbito periodístico, político e incluso universitario para alcanzar el judicial. El rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, decidió ayer dar traslado a la Fiscalía del caso «ante la aparición de informaciones que pudieran ser constitutivas de delito».

Esta vuelta de tuerca llegó en forma de comunicado urgente y después de que la profesora que figura como presidenta del tribunal que habría evaluado el Trabajo de Fin de Máster (TFM) de la presidenta de la Comunidad de Madrid afirmara que nunca evaluó a la jefa del Ejecutivo autonómico ni firmó el acta del TFM que Cifuentes trasladó a los medios el pasado 21 de marzo, día en el que «eldiario.es» la acusó de haber falsificado la nota de una asignatura y del TFM.

La acusación de la profesora de que su firma y por tanto el documento habría sido falsificado implica un delito que el artículo 390 del Código Penal castiga con pena de prisión de tres a seis años, multa de 6 a 24 meses e inhabilitación por tiempo de dos a seis años para la autoridad responsable. Enrique Álvarez Conde era el director del máster sobre Derecho Público Autonómico que habría cursado Cifuentes entre 2011 y 2012, y sin embargo no es su firma la que aparece en la controvertida acta con la que la presidenta quiso acreditar que sacó un notable en su TFM.

El documento cuenta con tres firmas de tres profesoras que la URJC llamó ayer a declarar dentro de la investigación interna que abrió tras saltar las primeras informaciones. Dos de ellas, Clara Souto y Cecilia Rosado, no acudieron a la llamada de la Universidad alegando motivos de salud. Sí acudió Alicia López de los Mozos que aparece en el documento –sobre el que siempre hubo dudas de su autenticidad por la falta de sello y fecha de emisión– en calidad de presidenta del tribunal de evaluación que habría examinado a Cifuentes el día 2 de julio de 2012, otorgándole la calificación de notable. Sin embargo, ayer, López de los Mozos declaró que no firmó el acta, lo que motivó el traslado a la Fiscalía.

Publicidad

No obstante, la de la presidenta del tribunal podría no ser la única firma falsificada del documento que Cifuentes mostró a los medios con el objetivo de acreditar que habría presentado el Trabajo de Fin de Máster; un trabajo que nunca ha podido mostrar a los medios –asegura que no lo encuentra– y sobre el que siempre ha habido dudas porque pasó de figurar en su expediente académico como «no presentado» en el año 2012 a «notable» en 2014. Otra de las firmas que podría ser falsa es la de una de las profesoras que figura en el acta, Clara Souto, y que según publicó «El Confidencial» citando fuentes de la propia universidad, también habría negado haber participado en el tribunal que examinó a la presidenta regional, que por entonces era delegada del Gobierno de Madrid. Según informó este medio, dicho tribunal no se habría reunido nunca, como indicaba el acta, y habría sido el director del máster quien decidió ese mismo día «fabricar» el documento para dar una coartada a la presidenta.

El acta fue entregada por parte de la Universidad al equipo de Cifuentes el pasado 21 de marzo, y ésta se lo trasladó a los medios. Sin embargo, el miércoles, Cifuentes evitó volver a mostrarla en su defensa en el Pleno extraordinario; eso sí, en la rueda de prensa posterior aseguró haber defendido su TFM ante un tribunal el 2 de julio de 2012 a primera hora de la tarde durante unos 15 minutos. De los profesores que formaban parte del mismo dijo no acordarse. La Fiscalía ya abrió ayer diligencias por la denuncia que presentaron varias asociaciones de estudiantes por este caso.

Publicidad