Actualidad

Los artífices de la recuperación de Albarracín, Teruel, reciben de manos del Duque de Calabria la Medalla Driehaus

Junto a ellos se ha entregado el Premio Rafael Manzano a los arquitectos Alberto Castro Nunes y Antonio María Braga

Este jueves se ha celebrado la entrega del Premio Manzano y la primera edición de la Medalla Richard H. Driehaus a la Preservación del Patrimonio en una ceremonia presidida por el Duque de Calabria.

Publicidad

Este jueves se ha celebrado la entrega del Premio Manzano y la primera edición de la Medalla Richard H. Driehaus a la Preservación del Patrimonio. En una ceremonia presidida por el Duque de Calabria, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid se ha hecho entrega de ambos galardones.

La Medalla se ha entregado al arquitecto Antonio Almagro Gorbea y a Antonio Joménez Martínez, Director y gerente de la Fundación Santa María de Albarracín, Teruel. Ambos son reconocidos por la labor de recuperación de la localidad, que fue declarada monumento Nacional en 1961, y a la que con su trabajo han conseguido devolverle la vida a sus calles y el interés turístico del que siempre gozó.

Antonio Almagro Gorbea es premiado con la Medalla por su trabajo de consolidación de los edificios en ruinas de la localidad y con ello logra la recuperación de una ciudad abocada a la despoblación. Por su parte, Antonio Jiménez, recibió el galardón por su misión al frente de la Fundación Santa María de Albarracín, que aborda la restauración de los bienes muebles e inmuebles de la localidad, la programación de actividades culturales y la gestión y mantenimiento de todo el patrimonio rehabilitado.

Ambos premiados agradecieron el reconocimiento a una labor que no siempre es fácil y que supone un “afianzamiento del buenhacer en torno a un lugar de los más necesitados de nuestro país como es Albarracín en Teruel”.

Publicidad

El patrocinador del premio, el filántropo norteamericano Richard H. Driehaus, dedicó unas palabras a los homenajeados; “Gracias al trabajo de los dos premiados se logró un resultado modelo. Se salvó un pueblo entero, Albarracín, de la ruina progresiva y la despoblación, casi 50 años de esfuerzos dedicados y heroicos, convirtieron a Albarracín en una de las ciudades más vivas, bellas y exitosas de la región”.

A su vez, también se ha hecho entrega del Premio de Nueva Arquitectura Tradicional Rafael Manzano a los arquitectos portugueses Alberto Castro Nunes y Antonio María Braga . El galardón se les ha entregado en reconocimiento a su compromiso con el mantenimiento de las tradiciones arquitectónicas portuguesas, el uso de materiales naturales y el empleo de oficios tradicionales en sus construcciones.

Publicidad

Entre sus obras más señaladas están: el Museo Arqueológico de Odrinhas, Sintra, la sede de la Cinemateca Portuguesa en Lisboa o los Juzgados de Vila Nova de Foz Cõa, Guarda, entre otras.

Estos premios, generosamente donados por el filántropo de Chicago, Richard H. Driehaus, contribuyen un año más a la preservación de nuestro valiosísimo patrimonio histórico.

El Premio Rafael Manzano está convocado por la fundación The Richard H. Driehaus Charitable Lead Trust e INTBAU (International Network for Traditional Building Architecture and Urbanism), fundación cuyo patrono es el Príncipe de Gales.