Retenciones en prácticamente todas las salidas de Madrid, en Barcelona, Valencia, Murcia, Sevilla y Granada

La DGT espera unos 90 millones de desplazamientos este verano

Esta año se espera 1,5 millones más de desplazamiento
Esta año se espera 1,5 millones más de desplazamiento

La primera operación especial de tráfico del verano arranca con complicaciones en todas las carreteras de salidas de Madrid, con tráfico denso de un viernes que además coincide con el inicio de las vacaciones del mes de julio.

En prácticamente todas las salidas de Madrid hay complicaciones en el tráfico y también hay retenciones en Barcelona, Valencia, Murcia, Sevilla y Granada, según ha informado la Dirección General de Tráfico (DGT) en su boletín radiofónico de las 15 horas ante el inicio del dispositivo de la primera fase de la Operación Salida del Verano.

►Consulta aquí el estado de las carreteras

A las tres de la tarde de este viernes ha comenzado este primer dispositivo de la DGT para regular los 90 millones de desplazamientos que se esperan en los dos próximos meses, 1,5 millones más que el año pasado.

Desde las dos de la tarde, las carreteras madrileñas son las que están soportando un tráfico más intenso, según ha asegurado a Efe un portavoz de la DGT que señala que lo peor se está registrando en la A-6, a la altura de El Plantío, en Majadahonda, por un accidente, la A-3 a su paso por Rivas-Vaciamadrid, la A-5 en Navalcarnero y la A-4 en la localidad de Pinto.

Fuera de la Comunidad de Madrid, un accidente en la A-42 en Olías del Rey (Toledo) complica la circulación en sentido a Toledo, mientras que el tráfico también es lento para entrar en Sevilla por la SE-30 y en las rondas de circunvalación de Barcelona.

La operación especial de trafico contará este año con un refuerzo importante de radares, ya que se han instalado 20 nuevos, a los que se irán añadiendo otros 58, quince de ellos de tramo, que irán entrando en servicio conforme se tengan las certificaciones correspondientes.

Asimismo, la Guardia Civil de Tráfico, que cuenta con 9.100 efectivos, se verá reforzada en 300 agentes más.

Y ojo estos días al móvil, porque la Guardia Civil hará uso de 216 cámaras de alta definición y coches camuflados para controlar su uso, y cuidado con ponerse al volante después de haber consumido alcohol, porque los agentes van a realizar este verano 900.000 pruebas de alcoholemia.

Todo ello con el objetivo de reducir las cifras de siniestralidad en las carreteras, que el verano pasado se cobraron 260 víctimas mortales -cuatro al día-, un 15 por ciento más que en los meses de julio y agosto de 2017.

Efe