Madrid

Un nuevo Madrid Central que debe cumplir con Europa

El Ayuntamiento presenta hoy su plan con 200 medidas que «desdibujarán» la actual área restringida y que tendrán que alcanzar los objetivos dictados por la UE.

El Ayuntamiento presenta hoy su plan con 200 medidas que «desdibujarán» la actual área restringida y que tendrán que alcanzar los objetivos dictados por la UE.

Publicidad

Tras el varapalo judicial que recibió el equipo de José Luis Martínez Almeida con su moratoria de multas de Madrid Central, el alcalde presenta hoy su nueva estrategia para la calidad del aire de la ciudad que incluirá 200 medidas anunciadas por el regidor. «Un plan de lucha contra la contaminación mucho más ambicioso, mucho más estudiado, más eficaz y eficiente», avanzó.

Todo ello no sólo deberá convencer a los madrileños que esperan que cumplan con su promesa electoral de modificar el área restringida, sino que también tendrá que contar con la aprobación de Bruselas. Y es que Madrid, Barcelona y el área del Llobregat son las zonas marcadas por la Unión Europea que sobrepasan los límites de contaminación del aire y que, por lo tanto, deben tomar medidas. Así, el actual Gobierno en funciones, en su anteproyecto de ley de cambio climático –aprobado en Consejo de Ministros, pero no en el Congreso– recoge que, ya que «el 70% de las emisiones de CO2 se produce en las ciudades, insta a los municipios de más de 50.000 habitantes a fomentar la introducción de medidas de lucha contra el cambio climático. Entre otras, la creación de una zona de bajas emisiones no más tarde de 2023». No hay otra opción, ya que España podría enfrentarse a una multa de hasta 2.000 millones de euros porque la sanción puede ser de 100 millones cada semestre de incumplimiento. La capital rebasa los límites desde 2010, cuando se comenzó a medir el dióxido de nitrógeno. De ahí que las medidas que presente hoy Almeida deberán ser del agrado europeo.

En esta línea, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, aseveró ayer que el plan antipolución «trata de desdibujar las fronteras» que, a su juicio, se habían creado con Madrid Central. «Hay que pensar en global, de forma integral y muy comprometida por todos los madrileños», defendió Villacís. Además, la vicealcaldesa indicó que el área restringida no se revertirá, sino que se mejorará fruto del pacto de Gobierno con el PP en el que se impuso la visión de Ciudadanos. El plan que el Consistorio presenta hoy será, según Villacís, «bastante ambicioso» y «una mejora del proyecto» con «visión mucho más amplia». «Habrá mucha gente que siga pensando en Madrid Central, pero nosotros no, lo hacemos en Madrid», agregó la vicealcaldesa, que subrayó que «el derecho a la salud le pertenece a todos los madrileños».

Entre la batería de medidas que anunciará el alcalde, figurarán medidas «puntuales» que impliquen restricción del tráfico, pero siempre acompañadas de «alternativas» para el ciudadano, como ha dicho Almeida en reiteradas ocasiones; a la anunciada peatonalización de Sol se sumarán iniciativas similares en otros centros de la ciudad, ya que desde el Consistorio entienden que no solo los vecinos del distrito Centro tienen «derecho a respirar aire limpio». Así, el modelo a seguir podría ser el de otras peatonalizaciones emprendidas por el PP en el pasado, como las de la calle Arenal y Fuencarral.

Publicidad

En lo que respecta a las medidas reclamadas por los colectivos afectados, el regidor ya anunció el acuerdo que había alcanzado con los comerciantes para igualarles con los vecinos y que así puedan contar con un mayor número de autorizaciones. También apuntó a las ayudas para la renovación de las flotas para que los coches que circulen por la ciudad sean cada vez menos contaminantes.