Política

Una guerra por 1,8 millones de euros y seis metros cuadrados

La Razón
La RazónLa Razón

El conflicto entre los propietarios del número 29 de Ofelia Nieto y el Ayuntamiento de Madrid se remonta a finales de los años 80, cuando el consistorio elaboró un plan para rehabilitar esta zona de infraviviendas de Tetuán. Tras un primer intento de reforma con la iniciativa vecinal, el Gobierno municipal optó finalmente por recurrir a la expropiación de 19 fincas con 30 titulares de bienes y derechos mediante la cual se realojó a 15 familias. Sin embargo, los inquilinos del número 29 recurrieron el justiprecio de la expropiación en 2006, reclamando 1,8 millones de euros, cantidad que fue desestimada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). En 2009 solicitaron la retasación del inmueble que fue fijada en 399.123 euros, cifra que fue aceptada por el consistorio pero no por los propietarios, que reclamaban 865.596,96 euros. Tras no lograr el respaldo del TSJM ni del Supremo, reclamaron ante estas instancias que su vivienda se excluyese de la expropiación, algo en lo que tampoco le dieron la razón los tribunales al considerar que esto supondría un enriquecimiento injusto respecto al resto de expropiados ya que el consistorio ya había cambiado el planeamiento y la parcela pasaba a ser de 1.625 metros en lugar de los 487,82 originales. El Ayuntamiento consignó los 399.123 euros para que los propietarios los cobrasen en julio de 2013, algo que se negaron a realizar pidiendo ayuda a los colectivos antidesahucios acusando al consistorio de querer derribar su vivienda porque entorpecía en seis metros cuadrados de acera y no en todo un planeamiento de rehabilitación de la zona. Tampoco presentaron la documentación necesaria para acogerse al realojo requerida en primavera de 2011.