Vecinos anclados en el pasado por el bloqueo de las cuentas

En las postrimerías de la legislatura municipal llega el momento de hacer balance de la «revolución» que supusieron las múltiples candidaturas que, con variopintas siglas, conquistaron los ayuntamientos de la región. En 2015 se formaron alianzas de gobierno de todo pelaje, composición y transfuguismos varios. Un «color» local que, sin embargo, no se ha traducido en políticas eficaces y mejoras para los ciudadanos. Y es que más allá de los lemas electorales, alcaldes y concejales han sido incapaces de ponerse de acuerdo con el resto de fuerzas políticas, para poder sacar adelante los proyectos que necesitan sus pueblos. Ni siquiera en algo tan fundamental como los presupuestos, con el infausto resultado de que los vecinos se encuentran con todo a medio hacer porque no hay partida para ello.

La «trampa» que todos utilizan para evitar que se colapsen los servicios es la modificación de crédito o, lo que es lo mismo, quito de aquí para ponerlo allá. El problema es que estas modificaciones también se tienen que aprobar en el pleno municipal donde tampoco logran la mayoría suficiente. Esto deja al Plan de Inversión Regional de la Comunidad de Madrid como única fuente de inversiones para que no se queden congelados en el tiempo.

Sanse casi sin fiestas
Así ocurre en San Sebastián de los Reyes, donde el tripartito original entre PSOE, Izquierda Independiente y Ganemos Sanse saltó por los aires al poco de comenzar la legislatura dejando a los vecinos con el mismo presupuesto desde 2016. Es más, en 2017 la oposición no llegó a ver un borrador y a punto de terminar la primera mitad de 2018 las cuentas municipales ni están ni se las espera. Las consecuencias para los vecinos se ven y se huelen. Según denuncia la portavoz del PP, Lucía Fernández, la falta de nuevas cuentas ha impedido que se cambie el contrato de limpieza viaria que, actualmente, no cubre los nuevos barrios. Tampoco se ha podido hacer el proyecto de remodelación integral de la calle Real, que necesita no sólo un asfaltado sino una reestructuración del subsuelo.

Fernández lamenta que incluso las fiestas de la «Pamplona Chica», a las que acuden 10.000 personas diarias tan sólo al encierro, han peligrado porque no se podía modificar la partida destinada a las mismas en 2016. «En 2017 las peñas taurinas tuvieron que ir de peregrinación por todos los grupos políticos pidiendo que aprobasen la modificación de crédito para recibir más fondos», asegura la portavoz del PP.

Getafe: mosquitos - 1, inversión - 0
En Getafe, la alcaldesa socialista Sara Hernández ha prorrogado los presupuestos de 2016 después de que su propuesta para unas nuevas cuentas en 2017 fuese rechazada por Ahora Getafe, PP y Ciudadanos al no admitir sus enmiendas. «Por culpa de esta dejadez, se han dejado sin ejecutar 22 millones de euros en obras e infraestructuras durante 2017», denuncia Miguel Maireles, portavoz del PP en Getafe, que pone como ejemplo de partidas necesarias para los vecinos el problema de mosquitos que en la pedanía de Perales del Río tienen en cuanto llega el calor debido a la depuradora de Butarque. «Ni siquiera se ha planteado un proyecto al respecto», critica Maireles.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos en la localidad, Mónica Cobo, reclama las prometidas reformas del Plan Margaritas, las mejoras en las calles Rigoberta Menchú y María Zambrano y la rehabilitación de las zonas verdes en Los Molinos y Buenavista y el parque de la Alhóndiga Sector III, entre otros muchos proyectos pendientes. «El Gobierno sobrevive de semana en semana, paga las facturas que puede y bandea los temas buscando excusas, mientras que, por segundo año consecutivo, los vecinos no pueden beneficiarse de nuevas inversiones, ni de proyectos que atiendan a sus demandas», afirma.

Todo a la deuda en Villanueva del Pardillo

La situación se vuelve aún más espesa cuando la mejora de los ingresos no puede destinarse a nuevas inversiones debido a la incapacidad ya no sólo de negociación para aprobar las cuentas, sino de gestión de los gobiernos municipales en minoría. Esto es lo que sucede en Villanueva del Pardillo donde, eso sí, parece que por fin lograrán aprobar unos presupuestos este año con el apoyo de la oposición. En esta localidad, la portavoz del PP Ángeles Soto explica que la mejora en los ingresos ha producido un superávit de casi tres millones de euros que, sin embargo, no se han podido destinar a inversiones por los retrasos en la gestión.

Todos los ayuntamientos pueden destinar parte de lo que han ganado de más el año anterior a lo que se denomina «Inversiones Financieramente Sostenibles», que se deben licitar, adjudicar y ejecutar en el mismo ejercicio. Sin embargo, el retraso en la aprobación de los presupuestos ha provocado que, por ejemplo, la partida para el césped del campo de fútbol no llegue a tiempo para el inicio de la temporada.

Desvío en Aranjuez por baches en el carril-bus
El problema en Aranjuez con las cuentas ha alcanzado a los convenios de inversión con la Comunidad de Madrid, según denuncia el portavoz de Ciudadanos en el municipio, Daniel Baquero. Y es que al no haber aportado el 20% de la confinanciación de las inversiones del Gobierno regional debido a la prórroga presupuestaria, tampoco tienen dinero para mantener algo tan básico como las vías públicas. «Hasta el punto de que se ha tenido que desviar el recorrido de una línea de autobuses porque no era viable que el autobús circulara por una vía tan bacheada», apunta Baquero.

Leganés, con las cuentas que hizo el PP en 2014
A menos de un año del final de la legislatura en Leganés aún trabajan con las cuentas que elaboró la anterior corporación en el año 2014, eso sí, dejando de lado las inversiones proyectadas en ellas. «El PSOE no sólo ha sido incapaz de llegar a un acuerdo para hacer sus propios presupuestos sino que ha dejado de lado las actuaciones previstas en las cuentas que dejamos nosotros, como la instalación deportiva en la piscina abandonada Solagua», denuncia el portavoz popular, Miguel Ángel Recuenco, que añade que incluso han desistido aprovechar la partida que estaba prevista para renovar el asfaltado. «La biblioteca central y el centro de mayores de Carrascal sí han podido ejecutarlos, gracias al apoyo del PP en el pleno», asegura Recuenco, que explica que rechazaron el último borrador del presupuesto porque la estimación de ingresos era «irreal».

Deshacer en lugar de hacer en Pinto
También desde 2015 llevan sin nuevos presupuestos en Pinto, donde tampoco han querido aprovechar las inversiones previstas. «Proyectamos un campo de Fútbol 7 en el Parque Europa y no sólo lo anularon, sino que no han aprovechado la partida para hacer otra infraestructura deportiva», denuncia el concejal de Hacienda del PP, Salomón Aguado, que también recuerda que el gimnasio municipal está sin adjudicar. Esto obliga al consistorio a gobernar «a golpe de modificación de crédito». «Se trata de un mecanismo extraordinario, pero tan sólo en el pleno de junio está previsto llevar 16 nuevas transferencias», apunta. La situación es similar a la que vive Pedro Sánchez con sus nuevos ministerios y un presupuesto en el que había tres carteras menos: para dotar a uno tienen que ir «pellizcando» de las cuentas de los demás.