Voto secreto para el sucesor de Aguirre

Los concejales del PP depositan hoy su voto en una urna para «evitar divisiones» una vez se conozca el nombre del nuevo portavoz. Cifuentes les animó ayer a elegir «en libertad».

Aunque Cifuentes no tiene voto en la elección, los ediles del Ayuntamiento de Madrid acordaron esperar a reunirse con ella antes de votar
Aunque Cifuentes no tiene voto en la elección, los ediles del Ayuntamiento de Madrid acordaron esperar a reunirse con ella antes de votar

Los concejales del PP depositan hoy su voto en una urna para «evitar divisiones» una vez se conozca el nombre del nuevo portavoz. Cifuentes les animó ayer a elegir «en libertad».

Los concejales del Ayuntamiento de Madrid votan hoy a su líder para los próximos dos años. Y lo harán de forma confidencial. Los 20 ediles que se quedaron «huérfanos» el pasado lunes, después de la dimisión de Esperanza Aguirre, elegirán hoy al nuevo portavoz de la formación en una votación en la que ningún compañero sabrá lo que ha votado el resto. El motivo es «evitar las divisiones internas» una vez se conozca el nombre del ganador. La sucesión de Aguirre se ha convertido en una suerte de primarias municipales del partido, que podrían dejar (más) tocado a un grupo que aún debe reponerse de la salida de su eterna lideresa. Según las impresiones de los aspirantes, los números dos y tres de la lista del PP, Íñigo Henríquez de Luna y José Luis Martínez-Almeida, la elección va a estar reñida, pudiéndose provocar incluso un empate, ya que, aunque los concejales son 21, al edil que entrará en el lugar de Aguirre, Luis Miguel Boto –que regresa al Ayuntamiento en el que ya fue concejal junto a Ana Botella– no le da tiempo a recoger el acta de concejal a tiempo y por tanto no podrá votar hoy. Por lo que la votación tendrá repetirse en caso de empate a diez.

El grupo se vio ayer con la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, poco antes de que ésta mantuviera una reunión con el Comité Ejecutivo del PP en Madrid. Aunque la jefa del partido en la Comunidad no participa en la votación del sucesor de Aguirre y de hecho ella trasladó su «imparcialidad» en la elección, lo cierto es que durante la campaña de las primarias del partido de marzo, en las que Cifuentes se impuso a su único rival Luis Asúa, Henríquez de Luna mantuvo algunos enfrentamientos con la entonces presidenta interina, a la que acusó de vetar a su grupo en sus actos. Es más, Henríquez de Luna sopesó presentarse a las primarias, aunque finalmente no lo hizo y en la actualidad forma parte del Comité Ejecutivo del partido en Madrid como vocal de libre designación.

La «distante» relación que mantiene la líder del PP de Madrid con Henríquez de Luna ha hecho que Martínez-Almeida encarne la opción más «oficialista». La carrera política de este abogado del Estado está ligada a la de Aguirre y Cifuentes lo eligió como secretario de relaciones con el Ayuntamiento en el congreso en el que se proclamó presidenta del partido, en marzo, por lo que aun siendo los dos «aguirristas» a Almeida se le presume mejor sintonía que la que tiene con su contrincante con la nueva dirección regional. Ayer, no obstante, fuentes consultadas por este periódico aseguraron que la jefa de los populares en Madrid no hizo ningún guiño a los aspirantes que hoy saldrán de dudas respecto a su futuro. Les pidió que voten «en libertad y sin cortapisas» y que lo hagan «en conciencia y pensando quién es el mejor candidato».

Mitin y reflexión

Los candidatos tendrán cinco minutos para convencer a sus compañeros de que son los idóneos para ostentar el cargo en los dos años que quedan hasta las elecciones municipales, en las que se debe señalar que será Cifuentes la encargada de elaborar las listas electorales. Una vez terminen sendos mítines, los ediles tendrán cinco minutos para reflexionar antes de depositar su voto en una urna. Habrá una papeleta con los nombres de los dos aspirantes y los concejales deberán marcar con una equis a su elegido.