Ya están aquí...

Llegamos a casa y ahí está esperándonos. Se llama Nao y es un robot social. Su principal característica es la capacidad de interactuar con los humanos.

Llegamos a casa y ahí está esperándonos. Se llama Nao y es un robot social. Su principal característica es la capacidad de interactuar con los humanos. Se ha probado con éxito en terapias con niños autistas. Es uno de los ejemplos que se pueden ver en la Conferencia Mundial de Robots Humanoides. España es un país puntero. Por ejemplo, ha desarrollado a Teo. Mueve brazos, reconoce la voz, anda y, según sus creadores, hasta tiene cierta capacidad de imaginación. Doris trabaja como guía de museos. Tiene 20 sensores en su cara. Los expertos aseguran que, a medio plazo, los humanoides formarán parte de nuestra vida cotidiana. Son funciones que ya pueden realizan la mayoría de estos robots.