Educación defiende la libertad de las familias en el II Congreso de Escuelas Católicas

La consejera Adela Martínez-Cachá asegura que en la Región, cerca del 70 por ciento de los alumnos cursan la asignatura de Religión

La consejera Adela Martínez-Cachá asegura que en la Región, cerca del 70 por ciento de los alumnos cursan la asignatura de Religión

La consejera de Educación, Juventud y Deportes, Adela Martínez-Cachá, ha inaugurado esta mañana el II Congreso de Escuelas Católicas que, bajo el título «Pensando con el corazón, emocionando la razón» que se celebra entre hoy y mañana en Murcia. El encuentro tiene como principal tema la neurociencia y su aportación a la labor educativa de los centros.

Martínez-Cachá ha puesto en valor el trabajo desarrollado por las Escuelas Católicas, y ha subrayado que mientras el Gobierno de la nación «ha redactado un anteproyecto de ley educativa que atenta contra la libertad de las familias, desde el Gobierno regional defendemos un modelo educativo fundamentado en los principios de calidad, libertad y equidad. También defendemos un refuerzo de las libertades educativas, porque la libertad es garantía de calidad, y el texto de la reforma supone una vulneración flagrante de la libertad de los padres y madres respecto a la capacidad de elección de centro y al modelo educativo que quieren para sus hijos».

La consejera ha insistido en que desde la Región se defiende el derecho de las familias que demandan que sus hijos cursen la asignatura de Religión, «una asignatura que en nuestra comunidad cursan cerca del 70 por ciento de alumnos, y lo hacen porque así lo eligen ellos o sus familias en total libertad, por lo que apostamos por que se mantengan».

Congreso de Escuelas Católicas

El Congreso consta de 10 talleres, en los que participarán unas 30 personas, y 7 ponencias en las que se compartirán conocimientos sobre neuroeducación y neurodidáctica con el propósito de que conociendo el funcionamiento de los procesos cerebrales como la emoción, la curiosidad, la atención o la memoria, se puedan potenciar y mejorar las capacidades, se detecten los posibles déficits, el clima social positivo, optimizando así los procesos de aprendizaje.