El Almudí acoge el universo más vanguardista de Dennis Oppenheim

El centro reúne nueve esculturas y diez fotografías del artista norteamericano

El Palacio Almudí de Murcia recuerda hasta el próximo 7 de enero al gran artista norteamericano Dennis Oppenheim, con una muestra a modo de homenaje póstumo, ya que el influyente creador falleció hace casi dos años dejando parte de su legado en la Región, en donde se puede contemplar el grupo de esculturas «Cactus» en la plaza Castilla de la capital y en la obra «Mobile Lighthouse» del parque Cristóbal Gabarrón de Mula.

La muestra da cuenta de la contribución creativa de Oppenheim a la historia del arte contemporáneo del último cuarto del siglo XX y principios del siglo XXI. De este modo, la exposición, realizada por la Fundación Murcia Futuro en colaboración con la Fundación Gabarrón, constituye una oportunidad única para reexaminar la interpretación vanguardista que el artista hacía del entorno medioambiental, en concreto, la conexión entre el cielo y la tierra, a través de «Salutations to the sky». En concreto, se pueden contemplar una selección de esculturas de las dos últimas décadas y fotografías aéreas intervenidas por el artista, presentadas como propuestas para redireccionar el flujo del Río Sacramento en California. Estableciendo una comunicación literal entre cielo y tierra, el espectador puede leer palabras tales como Always, Adiós o Faithfully Yours, formadas por el río mientras éste se curva a través de coloridos caminos de tierra.

Oppenheim (1938-2011) ha sido y es una de las figuras más influyentes en el arte contemporáneo internacional. Creador del «land art» o «earth art» junto a Robert Smithson o Walter de Maria, en los 70 tuvo un acercamiento al denominado «body art» a través de videos o performances que le colocan a la vanguardia del arte, participando en los Encuentros de Pamplona de 1972, manifestación artística actualizada por la revisión que le dedicó el Museo Reina Sofía hace dos años. Su obra se encuentra en los más prestigiosos museos del mundo, como el MoMA de Nueva York, la Tate Gallery de Londres o el Museo Nacional de Arte Moderno de Corea, así como en las calles y plazas de las más destacadas ciudades de Europa y Estados Unidos. En España, la instalación en el Paseo Zorrilla de Valladolid en 1998, de su escultura Homenaje al Cine, constituyó el punto de partida de otras que se incorporarían posteriormente, en ciudades como Palma de Mallorca, Mula, Murcia, Medina del Campo y Navalcarnero. Durante cuatro décadas experimentó y utilizó todo tipo de técnicas, materiales, expresiones plásticas y tendencias disponibles a su alcance: redacción, acción, perfomance, vídeo, películas, fotografía e instalación. Empleó elementos mecánicos e industriales, fuegos artificiales, objetos cotidianos y materiales tradicionales, de la tierra, cielo e incluso de su propio cuerpo o el de otras personas. Creó trabajos en espacios interiores, exteriores y públicos.

Durante las últimas dos décadas se concentró en proyectos e instalaciones de escultura pública permanente, completando cinco trabajos en 2010. En 1997 el Dennis Oppenheim Studio y La Fundación Gabarrón iniciaron una relación muy cercana con «Stage Set for a Film», encargado por la ciudad de Valladolid y terminada en 1998. Durante varios años colaboraron en diversos proyectos, muchos de ellos realizados en ciudades con un significado particular para la Fundación Gabarrón, así como para su fundador y amigo, el artista español Cristóbal Gabarrón. Entre ellos, una exposición retrospectiva de la obra de Oppenheim, producida por la Fundación, que en los años 2004 y 2005 recorrió ciudades como Valladolid, Madrid, Valencia y Murcia. Por otro lado, en 2006, en Nueva York, se presentó en la Fundación Gabarrón y el PS1 MoMA la premier de su película retrospectiva.