En colaboración con
logo banco santander

La inclusión financiera, fundamental para un mundo más justo y sostenible

El acceso a los productos bancarios es crucial para reducir la pobreza mundial y, sin embargo, unos 1.700 millones de personas en el mundo no tienen a su alcance los servicios financieros básicos. Esto ocurre de forma más aguda en las economías emergentes y, precisamente por ello, es en estos países donde encontramos las soluciones más interesantes en términos de aportación social e innovación

Priscilla Presley, en su tienda de cosmética y regalos Mais Bella.
Priscilla Presley, en su tienda de cosmética y regalos Mais Bella.Banco SantanderLa Razón

Gestos tan cotidianos como hacer una transferencia, sacar dinero, enviar un bizum o consultar los movimientos de una cuenta son parte del día a día de muchos de nosotros. Sin embargo, para el 75% de las personas con menos recursos del planeta, estas acciones son totalmente desconocidas.

Luchar por una inclusión financiera real es el reto de muchos agentes sociales, ya que se trata de uno de los factores más relevantes a la hora de reducir la vulnerabilidad de algunas personas y familias. Por ello, entidades financieras con presencia en países con una gran desigualdad lo incluyen de forma especial en sus estrategias. Este es el caso de Banco Santander.

En América Latina, por ejemplo, se concentran más de 300 millones de personas en riesgo de exclusión financiera. Por ello, ponerse manos a la obra para reducir esta brecha es crucial, ya que solo así, conseguiremos un mundo mejor y más justo para todos.

¿Qué hace tan importante a la inclusión financiera?

Contamos con evidencias más que de sobra acerca de cómo la exclusión financiera perpetúa la desigualdad y aumenta las brechas sociales, especialmente las de raza y género -más de la mitad de las personas sin acceso a servicios bancarios son mujeres.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en 2015, la inclusión financiera pasó a formar un objetivo a conseguir en más de 60 gobiernos de todo el mundo. Se trata de una herramienta que contribuye, en una valiosísima medida, a mejorar la vida de las personas, reducir la pobreza y fomentar el desarrollo económico. A pesar de aspectos tan positivos y de los enormes pasos que hemos dado estos 5 años, aún queda mucho camino por recorrer.

Sin embargo, el mismo informe del FMI hace referencia a que no se trata de un tema microeconómico únicamente, sino que los efectos de la inclusión financiera se perciben también a niveles macroeconómicos: un sistema financiero inclusivo permite una mayor seguridad e integridad, lo cual conlleva crecimiento y estabilidad.

Además, se considera que la inclusión financiera contribuye a la consecución de 7 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que las Naciones Unidas han fijado para un mundo mejor. Por tanto, el resultado nos beneficia a todos, tanto a individuos como a sociedades.

Poniendo a las personas en el centro

El riesgo de exclusión financiera ocurre, de forma especial, en las economías emergentes. Por ello, es en estos países donde más soluciones innovadoras se pueden encontrar. Este es el caso de Tuiio y el Programa Prospera, de México y Brasil respectivamente.

Detrás de ambas iniciativas se encuentra Banco Santander, entidad que ya ha demostrado en numerosas ocasiones su voluntad de reducir las brechas sociales y contribuir a la prosperidad económica de aquellos mercados en los que opera.

Crecer en la adversidad

Virginia Álvarez Castillo vive en Valle de Chalco, estado de México. Antes de la pandemia, trabajaba vendiendo calzado por catálogo, lo cual era el principal sustento económico de su hogar. Con la llegada del Covid-19, sus ventas empeoraron; por si esto fuera poco, además, durante la crisis sanitaria Virginia perdió a sus padres.

A través de Tuiio, Virginia recibió un crédito con el que pudo empezar su negocio de "cubrebocas".
A través de Tuiio, Virginia recibió un crédito con el que pudo empezar su negocio de "cubrebocas".Banco SantanderLa Razón

Sin embargo, esta costurera no se rindió y logró sobreponerse: “No importa cuántas veces caigamos, lo importante es saber levantarnos”, explica. En plena pandemia, Virginia decidió emprender un nuevo negocio, sabiendo ver una oportunidad única: la confección de mascarillas sanitarias.

A través de Tuiio - una iniciativa para contribuir al bienestar de la sociedad mexicana facilitando el acceso a productos e información financieros-, Virginia recibió un crédito de 6.000 pesos (unos 250 euros) con los que pudo comprar dos máquinas de coser y las primeras telas para la confección de los “cubrebocas”, como se les llama en México a las mascarillas.

Hoy, Virginia respira aliviada, ya que ha consolidado su negocio y piensa en ampliarlo. A Tuiio, le dedica unas bonitas palabras: “Si fuera una persona (Tuiio), le diría gracias por apoyarme cuando más lo he necesitado”.

La iniciativa Tuiio de Santander México ha otorgado cerca de 114 millones de euros atendiendo a más 186.000 clientes desde la creación del proyecto en 2017 y otorgando 408.000 créditos a personas del segmento de bajos ingresos desde su creación en 2017 y más de 182.903 créditos durante la pandemia, concretamente desde abril 2020 a abril 2021. Tuiio cuenta con 85 sucursales en 18 estados de México.

Cuando la tenacidad nos da un mayor impulso

Priscilla Presley es una joven brasileña de 30 años. Cuando era pequeña, sus padres se separaron y su madre trabajaba mucho durante todo el día para poder salir adelante. Esto hizo que su infancia no fuera todo lo fácil que debiera haber sido y hoy, como adulta, Priscilla quiere darle lo mejor a sus dos hijos.

Por ello, decidió emprender y, en el distrito de Araticum, en Ubajara (Brasil), montó su tienda Mais Bella, en la que vende productos de cosmética, artículos de higiene y regalos.

Una clienta compra en Mais Bella, en el distrito de Araticum, en Ubajara (Brasil).
Una clienta compra en Mais Bella, en el distrito de Araticum, en Ubajara (Brasil).Banco SantanderLa Razón

Sin embargo, y al igual que miles de emprendedores del mundo, 2020 fue un duro golpe para su negocio. Con Banco Santander y, en particular, a través del programa Prospera, Priscilla pudo acceder a un crédito.

Para este 2021, Priscilla se muestra muy optimista, e incluso tiene planes de expandir su negocio ampliando el local en donde está ubicada su tienda Mais Bella.

El programa Prospera, con el que esta brasileña ha podido impulsar su negocio, es una plataforma de microcréditos que permite a negocios pequeños sin acceso al sistema crediticio obtener la financiación que necesitan. Gracias a este programa, más de 1 millón de empresarios han podido dar el arranque que necesitaban a sus negocios y comunidades.

Banco Santander, del lado del emprendimiento

Banco Santander lleva años promoviendo la inclusión financiera y, con ella, el progreso de la sociedad en aquellos países en los que está presente. A través de varias herramientas, como estas de Tuiio y el programa Prospera, la entidad facilita el acceso a la educación financiera y a los recursos necesarios para su objetivo de empoderar financieramente a más de 10 millones de personas antes de 2025.

En palabras de su presidenta, Ana Botín: “Esto es banca responsable en acción: ayudar a que las personas puedan hacer realidad sus sueños, apoyar la creación de nuevos puestos de trabajo y nuevas oportunidades, y de esta manera compartir beneficios del crecimiento económico”.

Un proyecto de LR Content para
logo banco santander