Contenido patrocinado por
Logo Iberdrola

Entorno rural cero emisiones y competitivo

Iberdrola y ASAJA firman un acuerdo estratégico para impulsar la agricultura y ganadería sostenibles y libres de CO2

Acto de firma de la alianza Iberdrola y ASAJA
Acto de firma de la alianza Iberdrola y ASAJAIberdrolaLa Razón

El desarrollo de las soluciones de la economía verde, energías renovables, vertebración del territorio y protección de la biodiversidad, serán la clave de la competitividad del campo. Justamente en ese contexto se centra el plan de trabajo conjunto diseñado por Iberdrola y ASAJA, (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores), para el desarrollo del acuerdo. Con dos vectores principales en torno a los que girará: por una parte, la puesta en marcha de iniciativas para continuar preservando la biodiversidad y el cuidado del entorno rural. Y, por otra, el desarrollo de actuaciones orientadas a la mejora de la eficiencia energética.

Como organizaciones líderes y comprometidas con la transición energética y la economía verde como vía para la transformación y recuperación del sector primario del país, esta alianza permitirá combinar el conocimiento, experiencia y capacidades de ambas entidades.

Así, el acuerdo contempla desarrollar iniciativas relacionadas con la sostenibilidad ambiental, la economía circular, los nuevos fertilizantes cero emisiones. En este ámbito, entre otras acciones, está previsto explorar la posibilidad de reforestar terrenos que no estén en uso, lo que hará crecer el valor de la tierra y también se mejorarán los pastos que se encuentren en las plantas fotovoltaicas y eólicas y su entorno, lo que aumentará la retención de agua y la productividad de los pastizales.

Precisamente, Iberdrola viene desarrollando acciones de protección de la biodiversidad y su conservación como parte esencial en su estrategia de crecimiento sostenible y apuesta por las energías renovables. Por ello, en los últimos tres años ha realizado más de 1.450 acciones de protección de la diversidad biológica, combinando el desarrollo de proyectos renovables con la conservación de la flora y la fauna , así como el cuidado del patrimonio natural.

En el ámbito energético, la previsión es poner en marcha de proyectos en favor de la mejora de la competitividad del campo, como la difusión de tecnologías energéticas renovables idóneas para el medio rural y su electrificación, a través de la implantación de soluciones de eficiencia energética, autoconsumo y movilidad sostenible.

Se trata, como declaraba el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en el acto de firma del acuerdo, de que «el campo no se puede quedar atrás en el proceso de transformación energética. Todos aquellos procesos electrificables, vayamos pensando ya cómo hacerlo para evitarlo». Y añadía: «el poder tener a alguien que se siente contigo y te analice cuáles son tus consumos y cómo se pueden optimizar, pues al final puede suponer unos ahorros sustanciales».

Pedro Barato, presidente de ASAJA, resaltaba precisamente la importancia de este aspecto del acuerdo: «la disponibilidad que tenemos y vamos a tener con todos los servicios técnicos Iberdrola creo que es fundamental para el futuro de la rentabilidad de nuestras explotaciones y yo creo que este convenio nos va a brindar la oportunidad de desarrollar determinados planteamientos para ahorrar costes a nuestras explotaciones».

La alianza permite combinar el conocimiento y capacidades de dos organizaciones líderes, comprometidas con la transición energética y la economía verde como vía para la transformación y recuperación del sector primario del país. Iberdrola incorpora a un socio de referencia por su implantación territorial y su conocimiento del ecosistema agrícola y ganadero, mientras que ASAJA se vincula con el líder en energías renovables en el país y a nivel global.

Thumbnail

Autoconsumo y movilidad eléctrica para la recuperación verde

El autoconsumo, junto a la aerotermia para la climatización y la eficiencia energética para mejorar la productividad de las explotaciones agropecuarias son soluciones idóneas para el mundo rural, por la tipología de construcción basada en edificaciones bajas y viviendas unifamiliares a lo que se suma a la creciente conciencia medioambiental de la población.

Para estos objetivos, las soluciones de Iberdrola Smart Solar y PPAs on-site, (acuerdo de compraventa de energía a largo plazo entre Iberdrola y un consumidor para autoconsumo, ya que la energía se consume cerca o en el emplazamiento de las instalaciones del cliente), son soluciones optimas para el segmento agrario que, además de permitir ahorros en la factura energética, incorporan todas las ventajas de la digitalización.

En cuanto a la movilidad, la distancia de los desplazamientos habituales en el medio rural, que suelen estar en el rango de los 20/30 kilómetros, hace que la movilidad eléctrica sea una solución óptima para el campo. Así, la electrificación del transporte también podrá ser una palanca clave para que el mundo rural participe de la reducción de emisiones y la contaminación.

En el ámbito de la movilidad, justamente Iberdrola desarrolla un plan de movilidad sostenible, que prevé la instalación de 150.000 puntos se recarga en hogares, empresas y vías urbanas, con estaciones ultra rápidas, súper rápidas y rápidas. Y para impulsar el la expansión de la infraestructura necesaria para el despliegue de la electromovilidad, la compañía ha alcanzado acuerdos con administraciones, instituciones, estaciones de servicio, concesionarios y fabricantes de vehículos.

Energías renovables, agricultura y ganadería, la convivencia posible
Promover un modelo de desarrollo más sostenible, competitivo y resiliente, así como dinamizar la recuperación y crear empleo en sectores de futuro, son cuestiones sobre las que hay un consenso global. En la misma línea, la Comisión Europea y los gobiernos nacionales han identificado la transición verde como palanca estratégica para transformar y relanzar nuestras economías. En este contexto, es necesario gestionar la convivencia entre las energías renovables, la actividad agroganadera y el máximo respeto a la biodiversidad.
Iberdrola tiene plenamente integrada la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas dentro de su estrategia, demostrando que es posible conciliar de manera eficaz el suministro de energía competitiva, limpia y sostenible con el equilibro del medio ambiente.
En cada proyecto renovable, las declaraciones de análisis medioambiental aseguran esa compatibilidad minimizando cualquier daño potencial y, en muchos casos, consiguiendo mejoras en determinados ecosistemas.
Iberdrola ha realizado más de 1.450 acciones de protección a la biodiversidad en los último tres años, combinando la instalación de proyectos renovables con la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas, cuidando flora, fauna y patrimonio natural. El proyecto más reciente fue la instalación de colmenas en proyectos fotovoltaicos para preservar la biodiversidad y fomentar la economía circular.
Un proyecto de LR Content para
Logo Iberdrola